Un ex director de JPMorgan alerta sobre el ‘abismo económico’ y apuesta por el oro

El mundo se enfrenta al abismo económico y activos refugio como el oro van a ser clave para los inversores que quieran protegerse, por lo que el precio del metal podría volver a dispararse por encima de los 2.000 dólares la onza a finales de este mismo año.

 

“Estamos al borde del abismo económico, por lo que podríamos asistir a un gran movimiento al alza del precio del oro, según el diagnóstico de Jon Deane, ex director de JPMorgan y actual CEO de Trovio, quien no descarta que el precio del metal vuelva a superar este año la barrera de los 2.000 dólares la onza.

En declaraciones a Kitco News, Deane ha subrayado el incremento de la inflación como uno de los riesgos que afronta el sistema económico mundial, frente a los cuales los inversores deben protegerse mediante activos como el oro y la plata.

“La inflación ya está aquí. En todo el mundo, los precios de los inmuebles, los suministros y los servicios se han disparado. Desde principios de los años 90 hemos creado una infraestructura financiera completamente basada en la deuda, que se ha acelerado de forma dramática con nuestra respuesta para gestionar la crisis del Covid-19. De esa forma, va a continuar aumentando el suministro monetario a escala global y seguiremos teniendo una agresiva política fiscal. Estamos al borde del abismo económico, advierte Deane.

Ante este panorama, el oro se presenta como uno de los activos a los que hay que prestar una mayor atención“vamos a asistir a una gran escalada del precio del oro. Nos situaremos por encima de los 2.000 dólares la onza este año, y es probable que lleguemos a los 2.200 dólares. Puede que haya dificultades para que el precio supere la barrera de los 2.000 dólares, pero lo cierto es que el oro está en una posición mucho mejor a la que tenía hace unos meses”, señaló el ex directivo de JPMorgan.

Deane es también optimista respecto a la evolución futura de otros activos como la plata o el bitcoin: la plata se va a situar entre los 35 y los 40 dólares la onza en el primer trimestre del año que viene. Y el bitcoin podría superar los 100.000 o incluso 150.000 dólares antes de finales de año”.

Tanto los metales preciosos como el bitcoin se van a beneficiar del interés de una nueva oleada de inversores que buscan protegerse frente a la inflación. “La cuestión del bitcoin es similar al oro, aunque a una escala mucho mayor. Están entrando nuevos participantes en una clase de active que antes no existía. Cada día, se anuncia que una nueva gestora de patrimonios va a incluir el bitcoin. Todo suma. En cambio, la mayor parte de los inversores ya cuentan con exposición al oro. De lo que se trata ahora es de aumentar esa participación, no de invertir por primera vez”, apunta Deane.

El analista cree que los gestores de fondos van a incrementar su participación en los metales preciosos para proteger sus carteras de inversión, y que van a entrar en este mercado nuevos participantes, lo que impulsará los precios de los metales preciosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.