Un avión militar ruso con 91 personas a bordo desapareció de los radares poco después de despegar de la ciudad de Adler, en el sur de Rusia, con destino a Siria, según anunciaron agencias de noticias de ese país. Horas después, las autoridades hallaron restos de la aeronave en el Mar Negro e informaron que no hay sobrevivientes.

 

En el avión, un Tupolev 154, viajaban 83 pasajeros y 8 tripulantes, indicó el ministerio y precisó que servicios de socorro se dirigieron de inmediato al lugar. Hbía despegado a las 5:40 hora local de Adler, localidad situada al sur del balneario Sochi sobre el Mar Negro, sede de los Juegos Olímpicos de invierno en 2014.

 

El ministerio del Interior indicó que se realizaba un viaje de rutina hacia la base aérea rusa de Hmeimim en Siria, vecina a la ciudad costera de Latakia.

 

El aparato transportaba efectivos militares rusos y miembros del Alexandrov Ensemble, la banda que tenía previsto participar en las celebraciones de fin de año en la base rusa. Había además nueve periodistas a bordo.

 

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, indicó a las agencias rusas que el presidente Vladimir Putin fue informado sobre la situación y los operativos de rescate.

 

Más tarde, se supo que fragmentos del avión militar fueron hallados en el Mar Negro, indicó el ministerio ruso de Defensa. «Fragmentos del avión Tu-154 del ministerio ruso de la Defensa fueron hallados a 1,5 km del litoral de la ciudad de Sochi, a unos 50-70 metros de profundidad», indicó el ministerio de Defensa.

 

Los socorristas hallaron el primer cuerpo a unos seis kilómetros de la costa, indicó un portavoz del ministerio ruso de Defensa. «El cuerpo de una persona muerta en el accidente del Tu-154 del ministerio ruso de Defensa fue hallado a seis kilómetros de la costa de Sochi», sur de Rusia, dijo el portavoz Igor Konashenkov.