TURISMO SUSTENTABLE – NECESIDAD DE REGLAMENTACION

«El capital natural y cultural con que cuenta la provincia de San Juan es invalorable, para muchos, para el mundo.»

Andrea Polizzotto

Todos conocemos, o al menos hemos podido observar, el incremento en la oferta de actividades de turismo activo en nuestra provincia, y el pais, y la gran demanda de turistas interesados en su práctica.

Sabemos también, que existen varias empresas de turismo que han incorporado a sus servicios estas actividades, y paralelamente se detectan prestadores no encuadrados en la normativa legal vigente que rige a las Empresas y Agencias de Viajes y Turismo.

El Turismo Activo abarca modalidades caracterizadas por la relación turismo-naturaleza, en todas las disciplinas que lo componen, y en los que el esfuerzo físico, la preparación psicológica y las características del medio natural, son elementos distintivos que involucran consecuentemente un riesgo en la salud y la vida de las personas; y dadas las características especiales del Turismo Activo, se hace necesario un seguimiento y control de las medidas de seguridad que ofrecen las empresas, agencias y prestadores directos de esta modalidad. Corresponde a nuestros gobernantes encargarse de este tema, a nuestros legisladores asumir un compromiso serio y responsable, y legislar al respecto. Es necesario y urgente, reglamentar la actividad. Debemos prevenir las consecuencias, preservemos nuestro medio ambiente, que es nuestro mayor capital, busquemos la sustentabilidad en todas la actividades promocionadas y respaldadas por nuestro gobierno, no es solo promocionar un destino, es necesario brindar productos de calidad y seguridad.

El capital natural y cultural con que cuenta la provincia de San Juan es invalorable, para muchos, para el mundo. Pero, como explicarles a quienes nunca vieron el Norte del mundo, finalmente desvastado por el capitalismo inconciente, y que hoy, con planes reales de sustentabilidad, trata de curar la herida, el daño que tantos años de desidia y explotación causaron en su hábitat.

El Sur de este planeta aún está a tiempo de conservar el capital más valioso, el natural, el humano, con planes concientes y sustentables reales. Y el turismo no escapa a esta realidad. El turismo responsable es una de las alternativas más poderosas y generadoras de capital limpio, de recursos genuinos, ahi podemos encontar los puestos de trabajo que tanto faltan, no son empleos, tendremos emprendedores, sus propios jefes, con dignidad y libertad.

Con esto no critico la política actual, sino que estoy pidiendo un compromiso mayor al respecto. La experiencia nos muestra como el Sistema Capitalista destruye de a poco el gran esfuerzo de los más pequeños. No los destruyamos!!!! Los ayudemos, los acompañemos en el crecimiento, el esfuerzo mancomunado ayuda al crecimiento de todos.

No dejemos que un pequeño emprendedor, que enamorado de su tierra, de su paisaje, que quiere compartirlo con quienes cansados de días urbanos y agitados, llegan buscando el descanso y la tranquilidad que le brindan el encontrarse con la naturaleza, con seres humanos impecables, deje de prestar sus servicios, de trasmitir y mostrar lo que sabe y conoce, por miedo, por inseguridad e incertidumbre, de no poder responder frente a determinadas contingencias que están latentes en la actividad que realizan. Ellos, solo cuentan con un capital precario, y no pueden ordenarse en un entorno sin leyes, ni reglamentaciones adecuadas, enfrentándose a una clase política y administrativa pobre, indigente de saber, de conciencia, que no logra advertir los verdaderos riesgos de la actividad que promocionan y se desarrolla sin marco legal alguno.

Por favor, no dejemos a este pequeño emprendedor en desventaja frente a los grandes capitalistas, lo ayudemos a crecer, a dignificar su trabajo, a través de políticas publicas acordes a cada actividad.

No creemos solo empleos, no formemos empleados, sino pequeños emprendedores, que son los que harán crecer la actividad dentro de la comunidad en la que están insertos

De otro modo propenderemos al fin de la libertad de elegir el entorno en el cual vivir, trabajar y desarrollarse, alejándolos del bello silencio, aves maravillosas, cielo azul del que gozan hasta ahora, y que todo el mundo añora, llevándolos a ciudades ruidosas que anuncian la «desaparición» de su ser interior. Y digo esto porque me tocó conocer a muchos de estos precarios prestadores y lo único que buscan es la reglamentación adecuada para lo que ellos llaman su medio de vida, su elección.

Por favor démosle las herramientas para que puedan lograrlo.

El turismo responsable es una de las alternativas más poderosas y generadoras de trabajo para aquellas personas que lo único que conocen son los ríos, montañas, sierras y caballos.

«EL ENTORNO NATURAL TAMBIEN ES CAPITAL DE TRABAJO».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.