Día histórico. La apertura de sobres de consorcios interesados en el Túnel de Agua Negra se realizó en Chile. Del evento participó una comitiva sanjuanina encabezada por el gobernador Sergio Uñac. Participó un funcionario macrista y autoridades del vecino país.


En un paso crucial en la construcción del Túnel de Agua Negra, 26 empresas que se inscribieron dentro de 10 consorcios se anotaron en la competencia para quedarse con la megaobra. En Santiago de Chile se llevó a cabo ayer la apertura de sobres de la etapa de precalificación y sobresalió la cantidad de empresas argentinas que serán de la partida. En la puja hay siete, entre las que se encuentran las más grandes del país, como Techint, Panedile, Roggio y Sacde. Esta última era la constructora del primo hermano del presidente Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, que se llamaba Iecsa, y que fue adquirida por Marcelo Mindlin. Le siguen las firmas chilenas, chinas y españolas. Ahora, los antecedentes técnicos y económicos del consorcio en su conjunto serán analizados por la Ebitan en un periodo de dos meses para determinar quiénes pasan al proceso de licitación.
En el Ministerio de Obras Públicas del vecino país, la comitiva local, encabezada por el gobernador Sergio Uñac, vivió momentos de satisfacción al ver que las firmas interesadas son de las más importantes del mundo en la materia.
El proceso duró poco más de cuatro horas, entre la presentación de las cajas con documentación (de hasta 81 carpetas de información) y la finalización del acta correspondiente por parte de la Ebitan.
Los plazos para que los grupos de empresas manifiesten su interés por el túnel fueron cumplidos al pie de la letra. Media hora antes de las 10 de Chile, el lapso límite, cuatro consorcios ya habían presentados sus sobres y en los 30 minutos siguientes, los seis restantes completaron el lote final de participantes.
El plazo fue tan estricto que una de las firmas más especializada en la construcción de túneles en el mundo, Acciona-Ghella (sociedad ítalo-española), quedó fuera de la compulsa por llegar tarde. Según manifestaron desde la empresa, confundieron el horario de cierre de presentación con el fijado para la apertura de sobres.
Los 10 consorcios que se presentaron tienen características variadas, pero también algo en común: todos tienen al menos una empresa argentina o chilena en su integración, lo que indica la importancia para ambos países por la megaobra. Además, entre ellas hay firmas de Italia, Corea del Sur y Austria (ver infografía).
Tras la fase de precalificación, comienza un proceso que se espera dure unos ocho meses, hasta que la obra sea finalmente adjudicada al consorcio ganador. El ministro de Obras Públicas chileno, Alberto Undurraga, explicó que “en septiembre, a más tardar en octubre, se iniciará el proceso de licitación”, por lo que sobre esa fecha se conocerá qué sociedades siguen en carrera y cuáles quedaron afuera. Luego los grupos tendrán unos seis meses para presentar un proyecto técnico y la oferta económica para hacer el túnel, por lo que, a más tardar, en marzo o en abril estará el ganador y se hará la adjudicación de la obra. Después, el consorcio tendrá un año para hacer el proyecto definitivo, lo que implica, que de no mediar inconvenientes, la obra del túnel podrá estar comenzando en 2019.
Además de la megaobra, se está estudiando la posibilidad de aprovechar la construcción y los trabajos para desarrollar proyectos complementarios como son un laboratorio científico y un línea eléctrica para conectar los dos países (ver vinculada).
En su discurso, Uñac agradeció a los presidentes de Argentina y Chile, Mauricio Macri y Michelle Bachelet, respectivamente, y al titular del BID, Luis Moreno (ver frases).

Financiamiento

1.500 millones de dólares es el monto que el BID le prestará a Argentina y Chile para la construcción del Túnel. El presidente de la entidad, Luis Moreno, en su visita a San Juan dijo que financiarán todo lo que demande la construcción.

Distribución


El reparto del costo de la obra era por la longitud a construir en cada país y como de este lado son 10 kilómetros de túnel y 4 en Chile, se había acordado que Argentina pague el 72 por ciento y los trasandinos el 28. Sin embargo, tras verificar que los trabajos en la cordillera chilena serán más caros por la composición geológica, los representantes locales consiguieron que el país pague el 65 por ciento del total.