El límite que tenían las empresas para anotarse en la fase de precalificación para la construcción del Túnel de Agua Negra venció el miércoles, pero las autoridades decidieron estirar la fecha aunque aún no hay un plazo establecido.

La postergación se debe a que se dieron cuenta que algunos de los requisitos técnicos y económicos son demasiado exigentes y están trabajando en modificarlos para lograr mayor participación de las empresas.

Al alargarse los tiempos de la primera etapa, todo indica que la licitación de la megaobra sufrirá un retraso, la cual estaba prevista para abril o mayo de este año.

La prórroga en la fase de precalificación la dio a conocer ayer el ministro de Planificación, Julio Ortiz Andino, miembro de la Entidad Binacional Túnel de Agua Negra (Ebitan).

La etapa se lanzó el 19 de octubre y su culminación se fijó para el miércoles. En la misma, las compañías o consorcios de empresas debían anotarse y cumplir con una serie de condiciones, como tener la suficiente espalda financiera para encarar la obra y experiencia en la construcción de túneles.

Todos esos aspectos serán evaluados y los mejores pasarán a la etapa siguiente, la de la licitación, en la que los grupos deben hacer sus propuestas económicas para llevar adelante la perforación en la cordillera que unirá San Juan con Coquimbo (Ver recuadro).

En escollo se dio en algunos requisitos contemplados en el pliego. Ortiz Andino dijo que una de las modificaciones apunta al tema financiero.

“A las empresas se les pedía un respaldo muy importante y algunas condiciones crediticias no estaban tan firmes. El capital de trabajo era muy grande, cuando el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está garantizado”.

De acuerdo al pliego, el grupo de firmas debe acreditar, de base, 150 millones de dólares (2.392,5 millones de pesos al cambio actual) en capital de trabajo, esto es, el acumulado del valor de los activos, cuentas a cobrar, maquinarias e insumos, por ejemplo. Si no cumplían con ese requisito, no pasan al próximo nivel, según lo pautado originalmente.

El otro cambio que se está estudiando tiene que ver con los antecedentes de construcción. Sobre ese punto, Ortiz Andino no se explayó y cuando luego se lo llamó para consultarlo, no quiso hacer declaraciones.

Según el pliego, los consorcios tienen que haber hecho al menos un túnel de montaña, carretero o ferroviario, de no menos de cinco kilómetros de longitud, con una altura de 1.000 metros y una tapada (cantidad de montaña por arriba del corredor) mínima de 500 metros. El funcionario sí señaló que se tiene que reunir la Ebitan para reestudiar los puntos y fijar una nueva fecha.

“Se habían puesto condiciones un poco exigentes. Veníamos insistiendo hace rato con este tema, que estábamos limitando mucho.

El mismo BID se ha dado cuenta que era demasiado”, reconoció. Si bien dijo que la postergación será de “un mes o un poquito más”, luego aclaró que será “el tiempo necesario para que las modificaciones puedan ser analizadas por las compañías”. Y aunque no lo manifestó, es casi un hecho que se estirará el llamado a licitación.

Megaobra


El Túnel de Agua Negra tendrá dos tubos paralelos, uno para cada sentido de circulación, y una extensión de 13,9 kilómetros. La obra unirá San Juan con la chilena región de Coquimbo.

El portal argentino está a 4.085 metros sobre el nivel del mar (msnm), mientras que el del lado chileno se encuentra a 3.620 msnm. Los trabajos serán financiados por el BID, con un crédito de 1.500 millones de dólares. Se calcula que la obra demandará una ejecución de 10 años. El objetivo es que las tareas comiencen entre 2018 y 2019.