Tras descender al infierno, las mineras vuelven a ver la luz

Tras pasar años invirtiendo en capacidad para satisfacer la demanda china, las cuatro mineras diversificadas más grandes redujeron deudas por un total de US$6.900 millones, u 8,5%, en los últimos 12 meses, según Investec Plc.

(Bloomberg) Hace un año, mientras se derrumbaban los precios, en la reunión anual de la Bolsa de Metales de Londres se hablaba de sangrías y viajes por el infierno. El martes, los 1,900 invitados a la cena bajo los enormes candelabros en forma de tulipán del Gran Salón del Grosvenor House Hotel de Park Lane sentían alivio por haber sobrevivido a la mayor crisis de la industria en décadas.

“En esta época del año pasado, yo hablaba de una crisis financiera específica de las materias primas”, dijo Colin Hamilton, director de investigación sobre materias primas de Macquarie Group. “El avance de los precios de las materias primas descartó esa opción. Ya no estamos contra la pared”.

La industria tocó fondo en enero, cuando algunos de los productores más grandes crujieron bajo el peso de sus préstamos en tanto los precios de las materias primas alcanzaron el valor más bajo en casi siete años. El crecimiento económico más lento en décadas en China, la principal compradora de materias primas, sacudió las acciones y suscitó dudas sobre la credibilidad de los más US$140.000 millones en deuda acumulada por las diez mineras más grandes.

Recuperación

Tras pasar años invirtiendo en capacidad para satisfacer la demanda china, las cuatro mineras diversificadas más grandes redujeron deudas por un total de US$6.900 millones, u 8,5 por ciento, en los últimos 12 meses, según Investec Plc. La cifra podría llegar a US$15.200 millones a fin de año. Glencore Plc proyecta reducir 38 por ciento su deuda y Anglo American Plc, 26 por ciento, según el banco.

Glencore, (PROYECTO PACHON), el principal operador de materias primas, vendió acciones, suspendió dividendos, frenó gastos y se deshizo de partes no deseadas del negocio. La empresa prometió bajar la deuda de cerca de US$30.000 millones el año pasado hasta US$16.500 millones a fin de año. Tras cortar su dividendo, Anglo se está achicando radicalmente y planea vender más de la mitad de sus minas. La compañía apuntar a bajar su deuda a US$10.000 millones en 2016.

El valor de las acciones de Glencore aumentó a más del doble este año y el de las de Anglo, a más del triple, en tanto los inversores analizan las perspectivas de que se vuelvan a pagar dividendos. El índice FTSE 350 Mining avanzó 0,7 por ciento este lunes y se acercaba al valor más alto en 16 meses.

Sin embargo, esas ganancias se deben en igual a medida a la suerte y a la gestión. La decisión de China de reimpulsar su crecimiento gastando en estímulo y la reticencia de Estados Unidos a contener su economía con una suba de las tasas de interés impulsaron los precios de los activos. El costo del coque subió a más del triple en 2016 y el carbón térmico aumentó cerca de 90 por ciento.

Los inversores mostrarán cautela ante cualquier regreso al sobregasto de años anteriores.

“Hay más chances que antes de que los equipos de administración lo hayan entendido”, dijo Clive Burstow, que ayuda a administrar cerca de US$475 millones en Baring Asset Management Ltd. en Londres. “Parecen comprender que no pueden volver como si nada a las viejas y malas actitudes derrochadoras. Su destino está en sus manos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.