El mandatario, a menos de una semana de las PASO, su primera elección conduciendo la provincia, el Partido Justicialista y el Frente Todos; se animó a un mano a mano en el programa de Radio Sarmiento A todo o nada. Habló de la gestión, explicó el voto de sus legisladores en la polémica por la expulsión de Julio De Vido, del futuro del PJ nacional y la Liga de Gobernadores, de la decisión de poner a su hermano Rubén como cabeza de lista, y al final también le pidió el voto a los sanjuaninos.

– ¿Considera esta elección como un plebiscito?
– Entiendo que no es un plebiscito en el término estricto de la definición, pero cuando la gente exprese su voto, la gestión va a ser considerada y se hará una evaluación en general de cada una de las cosas.

– ¿Entonces la toma como un desafío?
– Sí. No minimizo esta elección porque, primero, es obligatoria. Por encima de esto, hay que considerar que los sanjuaninos se van a expresar y a través del voto van a enviar mensajes. Si están de acuerdo o no con algunas medidas o la gestión del Gobierno nacional y del provincial.

– ¿Se ha puesto al hombro esta campaña?
– Sí, desde hace mucho tiempo. Primero, desde la conformación de la lista, que no ha sido una tarea menor, había que lograr acuerdos con todos los matices que tiene el Justicialismo y con todos los que integran el Frente, como el bloquismo, la CGT y las 62 organizaciones, por ejemplo. Me he puesto la campaña al hombro sin resentir la tarea institucional.

– El hecho de poner a su hermano en la lista, ¿le puede jugar en contra?
– No. Creo que lo de Rubén ha sido muy natural. Este proyecto político nace en Pocito, con Joaquín Uñac a la cabeza, y Rubén tuvo una participación preponderante, más allá que yo era quizás el que estaba más en contacto con la sociedad. Para mí es una persona de consulta, tiene mucha trayectoria partidaria y eso me parece que ha naturalizado su postulación. Además, también cuenta con experiencia y ubicación dentro del contexto institucional y político. Los sanjuaninos saben que solo busca ser funcional a quien le ha conferido la confianza, en ese caso, yo en una primera etapa y espero que lo hagan los sanjuaninos en las primarias y en la general.

– ¿Por qué han sacado de la campaña a José Luis Gioja y Ruperto Godoy?
– Ellos participan de la campaña. Se han sumado cuando han podido. Gioja tiene el desafío de conducir el PJ nacional además de la tarea institucional de ser diputado nacional y Godoy tiene su tarea como senador, que obviamente demanda estar en Buenos Aires.

– ¿Se siente apoyado por ellos?
– Sí. Me siento apoyado, por supuesto. Y esto lo digo además por sus expresiones, su acompañamiento, y porque es necesario que estén, porque también suman. Además, necesitamos construir un resultado importante. Por el panorama político que se ha dado desde 2015, hay que pensar mucho hacia atrás para encontraran uno parecido, en el que el Gobernador sea de un color político y el Presidente de otro. Tengo que construir con el apoyo de los sanjuaninos, un resultado que me permita volumen institucional, sentarme hablar con Nación.

– ¿Qué sería un buen resultado?
– Los dos senadores y los dos diputados sería un buen resultado.

– ¿Y si no gana?
– Obviamente tendría que, por lo menos, imprimir cambios drásticos en la gestión si los sanjuaninos expresan que no están de acuerdo como conduzco el gobierno y como conduzco la relación institucional con un Presidente que no es de mi partido, el cual no ha recibido ni una sola piedra en el camino de mi parte, de mi gestión y de mis funcionarios.

– Por la campaña, hubo cambios de discurso y más dureza en los planteos hacia el Gobierno nacional, eso es evidente…
– No. San Juan no ha puesto una sola piedra en el camino y esto es comprobable. San Juan ha tenido una relación, que además es la que corresponde. El Presidente no puede decir que desde acá se han vertido expresiones que sean hirientes a su gestión y menos hacia su persona. No me dedico a eso, no va conmigo…

– Pero se viene importando vino de Chile desde el año pasado y su Gobierno ahora ha salido a quejarse fuertemente…
– No, no. El año pasado se importó muy poco.

– Pero ya era mucho más de lo que se venía importando…
– Pero este año es sistemático. Y tiende directamente a atentar contra el precio de la materia prima.

– Seamos honestos, ustedes están usando la campaña para reclamar cosas…
– No, no es así. Si yo no logro poner en agenda que la importación de vino atenta contra la industria madre que tiene la provincia, de la cual somos la segunda provincia más importante del país, y no logro que los sanjuaninos acompañen esta posición, se va a entender o se puede deducir que está bien que se importe vino.

– Por la importación del vino, ¿cree que el Gobierno va a controlar el tema o ya es un camino que cree terminado?
– Yo soy muy optimista, así que pensar que ellos no van a analizar esto, pensar que la importación de prendas de vestir no atenta contra la industria textil, pensar que cada una de las importaciones van limando y comiendo la base del empleo argentino, creo que ellos lo van a analizar. Puede que sea una medida que no la han dimensionado, no la han proyectado pero que definitivamente está afectando a un sector importante.

– El sobre stock ¿es alto hoy? 
– Creo que si hoy se detiene la importación de vino, estamos en una situación que es manejable. Si se va a seguir importando hacia adelante, se va a seguir juntando, y obviamente, vamos a tener a lo mejor 5 o 6 meses de stock técnico que obviamente, va a pisar el precio de uva.

– ¿Cree que al macrismo le importa la vitivinicultura? Primero prohibieron la publicidad en CABA y ahora con no frenar la importación. Se ve que mucho no les interesa.
– Es verdad que, a los fines generales, no sólo al macrismo, a cualquier Gobierno nacional, lo que lo mueve, en términos económicos la vitivinicultura es casi nada. Lo que hay que considerar es qué es lo que significa esa actividad para una economía regional. Cuando vos sumas el sector de la pera, la manzana, de la uva, de la banana, de la fruta de carozo, de la horticultura, bueno, empezás a tener volumen económico. Ahora, si lo vas desagregando y decís a ver ¿la vitivinicultura cuánto es?…

– Pero y el Estado federal ¿dónde está?
– Tenemos que tener una mirada federal…

– ¿Cree que el macrismo no la tiene?
– No, no sé. Creo que están a tiempo de poder demostrarlo.

– Llevan un año y ocho meses de gestión. Vienen medios lerdos.
– Yo digo. Hay dos desafíos en los cuales van a demostrar si este es un estado federal o si tiende al centralismo: uno es el Fondo del Conurbano, la demanda interpuesta por la Gobernadora de Buenos Aires, que esto no se resuelve sacándole plata a todas las provincias argentinas para fortalecer las arcas de Buenos Aires. Desde el «83 a la fecha, todos los gobiernos han sido más centralistas que federales. Esto es en honor a la verdad.

– No se lo escuchó quejarse en la gestión de Cristina, del cual formó parte…
– Yo no era gobernador.

– Era vicegobernador y fue intendente dos veces…
– Pero yo no manejaba el presupuesto provincial.

– Pero le pudo haber dicho José Luis, nos quejemos de esto.
– Lo hablé muchas veces con él.

– ¿Y qué contestaba? 
– Nada. No tenía por qué contestarme. Si en realidad, el gobernador es el que conduce en términos económicos, políticos, financieros, es él quien conduce los procesos en este sentido. El problema es que el gobierno anterior, no presentó una demanda, ni provincial ni nacional, solicitando que se reestructure el Fondo del Conurbano.

– No se hizo antes fue por lo mismo, un acuerdo entre Nación y la provincia…
– Claro, pero hoy hay un hecho concreto que tiende al centralismo. Esta es la realidad. Concluyo, hay dos temas que son importantes para que redefina el gobierno nacional hacia donde quiere conducir el país, uno es la demanda de la provincia de Buenos Aires, que es un tema extremadamente delicado, no hay que minimizarlo, porque para San Juan son 2 mil millones de pesos, por ejemplo. Este es un tema y el otro tema es la importación de vino. Esto es: me importan o no las economías regionales, las pongo en la agenda, las considero o no. Esta es la realidad.

– Se lo criticó mucho cuando apoyó a De Vido, ¿lo volvería a hacer? ¿Se arrepiente?
– No me arrepiento para nada. Sí obviamente he tenido que aumentar mis explicaciones al respecto porque es una posición complicada.

– ¿Le quitó puntos?
– No sé, creo que no. Era una medida absolutamente política, no hay dudas sobre eso, quienes hoy pedían su expulsión podrían haber impedido el ingreso de De Vido a la Cámara de Diputados. Pero primero y principal no existe la causa de inhabilidad moral. Hay un artículo dentro del reglamento interno que es la suspensión en el cargo que podría haber sido usado tranquilamente y ahí nadie se iba a poder oponer. Se lo suspendía hasta que la Justicia definiera, pero me parecía que era una jugada extremadamente política, con mucho olor a campaña proselitista que no aportaba a la institucionalidad. La institucionalidad determinaba que no correspondía expulsarlo por inhabilidad moral. Con la corrupción no hay que hacer campaña, hay que hacer justicia. Hay muchos otros funcionarios que ostentan cargos y tienen causas pendientes en la Justicia.

– ¿Se refiere al Presidente?
– Hablo en general.

– ¿Cree que es inocente De Vido?
– No conozco en detalle. Y si no es inocente, que pague, juicio mediante y sentencia de por medio, que pague lo que tenga que pagar. No tengo elementos de juicio para decir que es o no es inocente. La Justicia tendrá que investigar.

– En algún momento no ha sentido un poco de vergüenza de haber formado parte de ese Gobierno que está tan sospechado de corrupción…
– No, le soy honesto. En cada uno de los gobiernos hay aciertos y desaciertos. Puede ser que en el marco de los desaciertos uno deba mirarlos para no cometer los mismos errores, no era quien yo debía hacerlo porque no formaba parte del Gobierno nacional…

– Pero haber compartido algo con José López y después haberlo visto tirando bolsos...
– Yo valoro la política desde hacer lo que corresponde en el marco de la ley.

– ¿Pero eso no le dio un poquito de asco?
– Sí, por supuesto. Jamás podría consentir y aceptar una actitud en ese sentido. No se me ocurre, no está dentro de mis planes, ni proyecto.

– Coincide con la postura de Massa de sacarse los fueros? ¿Le gustó esa jugada o es demagogia?
– Huele a campaña. Lo que digo es una institución que está establecida, los diputados tienen fueros. Ahora, si a mí me atacaran con distintas causas, me sometería inmediatamente a la Justicia, pediría licencia hasta que termine la investigación.

– El ministro de la Corte, Juan Carlos Caballero Vidal, acusado de delitos de lesa humanidad, ¿debería hacerlo?
– (Silencio)

– No estamos hablando de lo mismo.

– Tiene fueros y está sospechado…
– Opinar sobre otro poder me parece que es una injerencia inaceptable cuando tiene que prevalecer la independencia de poderes. Yo respondo en términos generales: si a mí me pasara esto, me pondría a disposición de la Justicia y pediría licencia para no seguir enredando la gestión con una denuncia que por ahí no tiene fundamento. Entonces si no tiene fundamento, iría a la Justicia, que termine el proceso, y con la sentencia en la mano, restitúyanme porque tuve la actitud de separarme hasta que terminara el proceso hoy me parece corresponde volver. Yo actuaría así, quien no lo haga, deberá responder él.

– ¿Por qué su hermano Rubén Uñac es mejor candidato que Basualdo o Ibarra?
– Es difícil hacer una valoración en términos objetivos. Pero sí necesito contar con diputados que primero sean la voz de San Juan en el Congreso Nacional. Se vienen temas que van a ser de mucha importancia y es clave que el gobernador siente posición y actuemos en conjunto. Que los diputados y senadores tengan en cuenta que no son delegados del Gobierno nacional en las provincias, son elegidos por el voto popular en San Juan que van a defender los intereses de la provincia en la Nación.

– ¿Cree que Basualdo y Cáceres son delegados del Gobierno nacional?
– No. Obviamente ellos tienen una posición que no se pueden sacar de encima. ¿Qué han expresado ellos con respecto a la importación de vinos? No sé si son delegados, pero deben defender esa posición. Lo mío es sólo defender los intereses de los sanjuaninos.

– ¿Si Walberto Allende es elegido diputado nacional, quién va a ser su reemplazante en el Ministerio de Desarrollo Humano?
– Creo que nos va ir bien, pero pensar que ya nos fue bien sería una cosa un tanto compleja.

– ¿Va a ser Fabián Aballay?
– No. Si bien podría desarrollarlo con absoluta tranquilidad y muy bien, tiene una responsabilidad institucional. Armando Sánchez es una persona que conozco de toda la vida, es súper correcta, que está en el número dos, bueno, qué sé yo, por ahí, dar un salto…

– ¿Lo confirma?
– Primero tengo que ganar, pero entre otras personas, tiene chances.

-Si Cristina llega al Senado se posiciona para ser candidata a presidenta otra vez. ¿El peronismo se lo va a bancar?
– Esto va hacia adelante, esto no retrocede.

– ¿Estar con Cristina sería retroceder?
– No. En el tiempo, no retroceder en calidad institucional, no estoy haciendo esa valoración. Esto va hacia adelante.

– ¿La seguiría si liderara el proyecto?
– No va a liderar este proyecto. La he escuchado decir que no le interesa conducir el Partido Justicialista. ¿Por qué le vamos a dar una responsabilidad que no quiere?

– ¿Pero el PJ sanjuanino iría detrás de su figura?
– Nosotros vamos a seguir mirando hacia adelante. Hay una liga de Gobernadores que tiene el poder real en el país.

– ¿Se encolumnaría detrás de Urtubey (Juan Manuel, gobernador de Salta)?
– Hablar de personas y nombres puntuales a esta altura es mucho, pero es probable que de la liga de Gobernadores salgan los grandes desafíos que tenga el Partido Justicialista para 2019.

 – ¿A quién ve? 
– No… personalmente yo tengo muy buena relación con Juan Manuel Urtubey. Va a haber un ordenador para 2019 que va a ser 2017. Si yo, no es mi caso, pretendiera ser tal o cual cosa y en San Juan no me va bien, chau mis expectativas, que no están ni cerca. Mis expectativas son seguir gobernando hasta 2019 y ver qué definen los sanjuaninos de ahí hacia adelante. El ordenador va a ser el resultado electoral y sobre eso, nadie va a poder escapar a esa realidad. Yo voy a seguir mirando hacia adelante. Es muy probable que no dé pasos hacia atrás sino hacia adelante, digo, Casas, Urtubey, Bordet, Schiarretti…

-¿Qué le diría a la gente, a menos de una semana de la primera elección provincial como gobernador y presidente del PJ?
-Yo necesito que los sanjuaninos me acompañen. Nunca le resté cuerpo, ni cara ni corazón a los desafíos que tomé, aún en las situaciones más complejas, como en el período pasado, con un accidente de por medio. Como no se lo saco, necesito que los sanjuaninos me acompañen. Necesitamos seguir construyendo esta provincia en el panorama político que tenemos: con un Presidente que no corresponde a mi signo político, conmigo que no correspondo al signo político de él, pero construyendo desde lo institucional un país y una provincia distinta. Me parece que no pido nada raro, que sigamos construyendo la provincia que nos merecemos.

Tengo que construir, con el apoyo de los sanjuaninos, un resultado que me permita volumen institucional, sentarme a hablar con Nación.