Venían charlando desde el 2015 y ahora decidieron hacer la presentación en público. Se trata de la Mesa de la Productividad, un nuevo espacio empresario integrado por las cámaras Minera, de la Construcción, de Comercio Exterior y la Unión Industrial de San Juan que, con problemas comunes, buscan defender sus intereses y colaborar con el Gobierno provincial en el aporte de soluciones para contribuir a la generación de empleo y en la creación de valor agregado para la provincia. Y sostienen que decidieron apostar a este ámbito porque no se sienten representados por instituciones tradicionales locales, como la Federación Económica.

La presentación formal será hoy, a las 11, en el Hotel Provincial, y en la invitación sostienen que la Mesa de la Productividad será “un espacio de trabajo para acciones comunes en objetivos comunes, en ámbitos productivos de su incumbencia a través de ejes de diálogo para la productividad con el Gobierno”.

No habrá un presidente o un solo referente, sino que los cuatro participantes de las entidades actuarán en conjunto. Se trata de Jaime Bergé (Cámara Minera), Enrique Velasco (Cámara de la Construcción), Antonio Giménez (Cámara de Comercio Exterior) y Hugo Goransky (Unión Industrial). Ellos serán los encargados de explicar los ejes del nuevo espacio. Y si bien por ahora son sólo estas organizaciones las convocantes, no descartan en el futuro sumar a otros actores de la actividad económica provincial, con la condición de defender los intereses comunes y no movidos por apetencias sectoriales.

El porqué de estas entidades es debido a que dicen que son generadores de casi el 70% del empleo privado en San Juan. Es el caso de la minería, la construcción, el sector exportador agroindustrial y las industrias propiamente dichas. Y lo hicieron movidos porque ya no hay en la provincia un ámbito intersectorial que los represente. En su momento ese papel lo cumplió la Federación Económica, pero con el paso de los años fue perdiendo representatividad y muchos asociados se terminaron alejando. Aclaran que no quieren asumir una postura crítica con el Gobierno local sino, por el contrario, aportar soluciones que ayuden al sector productivo. Es porque, como dicen que tienen problemas comunes, y hasta ahora cada entidad los planteaba en forma particular, la idea es exponerlos en conjunto para que tengan más posibilidades de solucionarse. Un ejemplo típico es la burocracia del Estado a la hora de realizar un trámite, la excesiva presión fiscal o las dificultades a la hora de transportar los productos por la lejanía con los grandes centros de consumo.

En la nueva mesa no descartan sumar a otros sectores de la actividad económica. La conducción será por parte de los representantes de las cuatro entidades integrantes.

Como primer objetivo, la Mesa de la Productividad se propone trabajar en 3 ejes. El primero es realizar un diagnóstico de las estrategias productivas a mediano y largo plazo para continuar un modelo de articulación público-privada permanente. Para ese objetivo se proponen acompañar la política de Estado sobre responsabilidad fiscal, colaborando en las reformas tributarias nacional, provincial y municipal y ayudar en lo que se conoce como Gobierno electrónico en la referido a la simplificación de trámites y requerimientos instrumentales. El segundo eje apunta a mejorar la calidad institucional en el tratamiento de los problemas laborales y de la ART, apoyando las mejoras del Sistema Estadístico Provincial, asumiendo el compromiso de mejorar el sistema educativo en todos sus niveles y acompañando la implementación de políticas de medio ambiente. El tercer eje tiene que ver con colaborar en el Plan de Ordenamiento Territorial, promoviendo el desarrollo de cadenas de valor y clúster de proveedores, promoviendo las políticas de generación de empleo y acompañando en el diseño de políticas para las economías regionales.

 

Las claves

 

Representatividad

La nueva Mesa de la Productividad surgió porque sus referentes dicen que las entidades tradicionales, como la Federación Económica, ya no los representa a la hora de buscar soluciones.

 

Sin críticas

La organización no se presenta como crítica a las decisiones del Gobierno local, sino con la intención de aportar propuestas para encontrar soluciones a los problemas que afectan a la producción.

 

Defensa común

Hasta ahora cada entidad planteaba sus problemas en forma particular. A partir de ahora la intención es exponerlos en conjunto para que tengan más posibilidades de solucionarse.