Por qué la llegada de Trump puede ser una oportunidad para la Argentina

Hoy se registra un hecho que pocos vaticinaron: la llegada del magnate Donald Trump a la Casa Blanca.

El mundo parece estar en vilo y América Latina contiene la respiración: ¿qué tanto de lo que prometió en sus álgidos discursos de campaña será realidad? La respuesta es sencilla: depende. Pero, a diferencia de los latinoamericanos que estamos acostumbrados a los vaivenes de cada gobierno de turno, en los Estados Unidos la presidencia de Trump dependerá del funcionamiento de las instituciones.

Ya ha ocurrido que los deseos del presidente son frenados por otras instituciones de gobierno. Allí funciona la aceitada ingeniería de frenos y contrapesos que diseñaron los Federalistas cuando finalizaba el siglo XVIII y que se plasmó en la Constitución norteamericana.  Por ello Wilson no logró que el Senado de su país aprobara el ingreso de los Estados Unidos en la Sociedad de las Naciones, otros impedimentos encontró Franklin Delano Roosevelt con la Corte Suprema, y, mas recientemente, la reticencia que tuvo el Congreso en los años de Obama para levantar el embargo a Cuba.

Muchos de los fantasmas que avivó Trump son decisiones que no puede tomar el presidente solamente, y que, en muchos casos, le corresponden al Congreso.

Las dudas siguen abiertas. Lo cierto es que los Estados Unidos pareciera estar ingresando nuevamente en una etapa de lo que la literatura especializada denomina “retrenchment”.  Como en otros tantos momentos de su historia, cuando el país se repliega sobre sí mismo, reduce su presencia externa. Sin embargo, esto constituye una ventana de oportunidad para la región latinoamericana, especialmente para nuestro país. Con un presidente que no proviene de la clase política formada en Washington DC y una región cada vez más sin rumbo ante los avatares de Brasil y México y los desvaríos del régimen de Maduro, la Argentina puede constituirse en un interlocutor regional y así facilitar un mayor acercamiento y también, una relación mas madura. Sin dudas, la llegada de Trump será un desafío para todo el mundo.  ¿Estamos preparados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.