Perú: el Congreso destituyó al presidente Martín Vizcarra por un supuesto caso de corrupción

Fue en un nuevo juicio político relámpago por “incapacidad moral” por supuestamente haber recibido coimas en contratos de obras públicas en 2014, cuando era gobernador de la región sureña de Moquegua. Se alcanzaron 105 votos -se necesitaban 87- sobre los 130 congresistas.

El presidente Martin Vizcarra durante su defensa en el Congreso.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, que hizo de la lucha contra la corrupción su principal bandera, navegando a contracorriente de la clase política, fue destituido por el Congreso, durante un segundo juicio de destitución en dos meses. Se alcanzaron los 105 votos a favor sobre un total de 130 congresistas, cuando el mínimo necesario era de 87. Este martes debe asumir el presidente del Congreso, Manuel Merino.

«Rechazo enfática y categóricamente estas imputaciones», «no he cobrado soborno alguno», afirmó, al defenderse personalmente ante el plenario, sin recurrir a un abogado.

La tenacidad y honestidad que predica le ayudó a librarse del primer proceso de destitución, que lo tuvo contra las cuerdas el 18 de septiembre por aparentemente inducir a mentir a dos colaboradoras en investigaciones del Parlamento y la Fiscalía por unos cuestionados contratos con un cantante.

Aunque su imagen quedó mellada y su poder debilitado, sobrevivió para hacer frente en los ocho meses que le quedan de mandato a los problemas que marcan su agenda: pandemia, recesión económica, un brote de difteria y las elecciones de abril de 2021, en las que no puede ser candidato.

Sus adversarios en el Congreso alegan que habría recibido coimas cuando era gobernador. Los montos de los supuestos sobornos ascienden a 2,3 millones de soles (unos 623.000 dólares), en un caso investigado por la Fiscalía desde 2018, pero que recién ahora ganó notoriedad por unos reportajes de prensa.

Vizcarra niega esos pagos y atribuye la moción a una maniobra para retrasar las elecciones generales de abril 2021, y prolongar el mandato del actual Congreso.

La Fiscalía abrió un expediente a Vizcarra pero solo podrá investigarlo cuando culmine su mandato, el 28 de julio de 2021, pues ahora tiene inmunidad.

«Las denuncias de sobornos al presidente Vizcarra son graves, sin duda, y requieren ser investigadas con rigor en la fiscalía, pero la acusación recién puede producirse al fin de su mandato», escribió el analista político Augusto Alvarez en su columna del diario La República.

Sin partido pero con respaldo popular​

Sin partido político ni bancada en un Congreso controlado por una oposición populista, Vizcarra ha fracasado en tender puentes con el parlamento.

Sin embargo, la principal razón por la que no da un paso al costado es por el respaldo de la gente: nueve de cada diez peruanos prefieren que complete su mandato y sea investigado después por la fiscalía, según un sondeo del Instituto de Estudios Peruanos.

En 32 meses de gestión, el mandatario de centroderecha ha tenido niveles récord de aprobación por sus reformas para prevenir la corrupción en un país donde los cuatro anteriores presidentes quedaron bajo investigación por el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht.

«Seremos muy firmes en el combate contra la corrupción y contra todas aquellas acciones que estén reñidas por la ley», dijo Vizcarra ante el Congreso al asumir el mando el 23 de marzo de 2018.

Esas palabras serían una suerte de declaración de principios, convertidas en su sostén principal para elegir sus batallas apelando a los «indignados» de la calle.

De 57 años, este ingeniero provinciano sin lazos con la élite limeña asumió para gobernar hasta julio de 2021 de modo de completar el mandato de cinco años del renunciado Pedro Pablo Kuczynskide quien era vicepresidente.

«Es mucho más cuidadoso en la administración de su imagen» y «mucho más ubicado políticamente», dice a la AFP el analista Fernando Tuesta, al compararlo con Kuczynski.

Quienes lo conocen resaltan la sencillez de Vizcarra y aseguran que es un meticuloso gestor, cuidadoso con el gasto público y un convencido de que el desarrollo empieza por la educación.

Casado con Maribel Díaz, una maestra de escuela, la pareja tiene cuatro hijos.

En 2008 lideró en Moquegua una protesta durante diez días contra la minera Southern, en demanda de una mejor distribución de los fondos sociales que genera la minería para esa región marcada por las desigualdades.

Aquello sacó del anonimato a este egresado de la Universidad Nacional de Ingeniería, en Lima, que se ganaba la vida con su empresa constructora.

Tres años después incursiona en política y es elegido gobernador de Moquegua (2011-2014). Uno de sus principales logros fue convertirla en una de las regiones con mayor inversión del PIB en educación.

En 2016, Kuczynski lo invitó a ser candidato a la primera vicepresidencia para atraer el voto del sur peruano.

Nació en Lima el 22 de marzo de 1963 luego de una emergencia médica de su madre, pero creció en Moquegua. Sus padres lo nombraron en honor al santo peruano Martín de Porres, a quien lo encomendaron cuando casi muere por una complicación pulmonar al poco tiempo de nacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.