El discurso pro minería de las autoridades peruanas ha sido transversal en los últimos años. De hecho, en los pasados doce meses los tres secretarios de Estado que han encabezado la cartera de Energías y Minas (Gonzalo Tamayo, Cayetana Aljovín y Ángela Grossheim) han coincidido en el discurso; Francisco Ísmodes, quien asumió el ministerio en este mes, no debería ser la excepción.

Labó evaluó cómo en los últimos cinco años el país ha ido aumentando sistemáticamente su producción cuprífera, pasando de 1,30 millones TMF a 2,39 TMF en 2017. Y agregó que la meta es superar en 2021 la meta de las 3 millones de toneladas. “Somos el país con la segundas mayores reservas en Latinoamérica y somos el único que creció en producción de cobre el año pasado”, enfatizó.

En la actualidad, Perú tiene una cartera de más de 50 proyectos y un gran potencial, explicó el viceministro de Minas de Perú. Comentó que del total de concesiones mineras, actualmente solo el 1,3% está siendo utilizado ya sea en exploración o explotación.

“Solo este año iniciarán desarrollo nueve proyectos por un valor de US$11.357 millones, entre ellos, Quellaveco, Mina Justa, la Expansión de Toromocho, Corani y Pampa del Pongo. Esta inversión representa el 28% de la inversión minera en el país en el periodo 2018-2021”, comentó Labó.

“Queremos convertirnos en el principal productor de cobre en el mundo”, afirmó junto con destacar su capacidad polimetálica con importantes recursos en oro, zinc, plata, estaño y molibdeno.

Herramientas de promoción

En relación a las condiciones socio-políticas para facilitar esta inversión, Labó destacó la creación del Viceministerio de Gobernanza Territorial, cuya función radica en monitorear y buscar soluciones a los conflictos sociales en el país. Además se encarga de temas de descentralización y de la organización territorial.

“Otra herramienta con la que cuenta Perú es el Fondo de Adelanto Social, que busca adelantar los beneficios de la minería a las comunidades. El reglamento que le da vida al fondo fue aprobado este año y se espera que entre en operaciones este mes. El presupuesto asignado para este año alcanza a casi US$15 millones”, explicó el viceministro de Minas del Perú.

Finalmente, Labó señaló que Perú está en la creación de una Dirección General de Promoción Minera, una oficina que tendrá como objetivo, primero, el manejo de las estadísticas que permitan generar mejores políticas públicas. También será una unidad coordinadora con otros entes del Estado para apoyar el desarrollo de los proyectos mineros. “Esto debe comenzar a operar desde el próximo mes y creemos que contribuirá a robustecer la estrategia de promoción minera de Perú”, finalizó.