La modificación a la ley lumínica que protege la contaminación de los cielos permitirá regular a través del estudio de un impacto ambiental a la empresas mineras que se instalen en zonas de interés para la astronomía en la región. En la actualidad, Chug Chug está contaminada y el Alto El Loa en vía de la misma situación.