Enaex: “Aspiramos a mantener nuestra posición en Chile y seguir creciendo en el exterior”

Estas proyecciones se sustentan en el mayor consumo de cobre en nuevos en autos eléctricos y en una serie de obras de infraestructura en China y otros países, que generarán un aumento en la demanda futura.

“Esta demanda sólida que viene, gatillada por nuevas tecnologías y usos, y con una oferta que irá creciendo lentamente, debiese poner un equilibrio en el precio del cobre en torno a los US$ 3 el próximo año con bastante sustento”, asegura.

Es justamente la minería la que representa hasta 90% de las ventas de la empresa, donde más de la mitad de las transacciones tienen que ver con la industria del cobre.

Este repunte proyectado, eso sí, no será capitalizado de inmediato por las empresas del sector, ya que luego de la recuperación, la demanda para los proveedores llega con un par de años de retraso. Sin embargo, Errázuriz explica que “estos indicios sí te permiten desarrollar nuevas capacidades e inversiones, porque sabes que se viene un mayor consumo”.

A cinco años del comienzo de la internacionalización de la empresa, el peso de la operación en el extranjero ya copa 35% del total de las ventas, con operaciones en EEUU, México, Perú, Brasil y Argentina, entre otros.

A pesar de que la presencia en cada uno de esos países aún es minoritaria, ya han se han conseguido importantes contratos en lugares como Perú, donde prestan servicios a dos de las principales compañías que operan ahí.

“Para la sostenibilidad del negocio a largo plazo, era necesario tener una mayor diversificación de nuestro riesgos geográficos. Nos ha ido súper bien y la idea es seguir creciendo en el exterior y mantener nuestra posición en Chile, que sigue y seguirá siendo un mercado muy importante”, sostuvo Errázuriz.

La carrera por Codelco

Así como Enaex, otros actores de este segmento, están atentos a la licitación que impulsará Codelco para abastecer a toda la corporación de estos insumos, algo que antes se hacía en cada división.

Lo interesante del concurso es que según algunas fuentes, el botín podría representar más de un 20% de lo que mueve el mercado local.

En ese escenario, en Enaex ven el proceso como una “tremenda oportunidad y desafío”, por las dimensiones que representa la demanda de la estatal. Además, cuentan con una ventaja, al día de hoy les suministran cerca del 50% de los consumos de explosivos con presencia en Chuquicamata, Ministro Hales, Radomiro Tomic, y Ventanas.

“Tenemos una tremenda oportunidad de crecimiento y lo vemos con harto optimismo, porque hemos hechos hartos desarrollos de productos nuevos”, explica Juan Andrés Errázuriz.

Pero la principal ventaja para la firma, tiene que ver con los nuevos requerimientos de la industria local y con el desarrollo de la minería subterránea.

“Llevamos tres años preparando la próxima fase de Codelco, en el que cambia el contrapeso desde rajo abierto a subterránea”, explica, lo que supone nuevos usos de estos insumos, donde tienen más experiencia.

Esto se suma al trabajo en conjunto que han realizado con la estatal en Chuquicamata, donde han utilizado la técnica del block caving, un sistema de hundimiento por bloques en una faena que, a diferencia del tradicional cuenta con reservas masivas.

Respecto de la licitación de la estatal, Errázuriz apunta a que como será una competencia con varios actores interesados, el desafío estará en demostrar las capacidades de la empresa. “La clave en este negocio está en que si tienes mayor poder de destrucción, usas menos productos y obtienes el mismo resultado. Eso es lo que hay que demostrar al cliente, porque a pesar de no tener el producto más barato, nuestro costo total de la voladura se optimiza”, dice.

Lanzamientos buscan elevar productividad con innovación

€En medio del proceso de expansión, uno de los desafíos para la empresa ha sido elevar su productividad en sus operaciones en el extranjero. Para eso ha desarrollado una serie de productos relacionados con la teleoperación y robotización del proceso de voladura, buscando mejores niveles de seguridad. El robot RoboMiner y el camión Mine-iTruck son las últimas dos iniciativas presentadas por la compañía, desarrolladas en conjunto con el Centro de Investigación Stanford Research Institute y con el apoyo de Corfo.

“Estos productos se fabrican pensando en la minería del futuro, lo que viene cuando las faenas son más antiguas y empiezan a experimentar una situación compleja con más riesgos para explotar, lo que hoy es evidentemente incuestionable”, explica Juan Andrés Errázuriz.

Compra de Ibáñez: “Los accionistas creen en nuestro proyecto a largo plazo”

Hace un par de semanas, el empresario Felipe Ibáñez compró un paquete de acciones por US$ 85 millones, elevando su participación a 10,4%, lo que fue considerado como “una importante señal” al interior de la firma.

Para Errázuriz, se trata de “un tremendo respaldo, siempre es bueno saber que hay un accionista local que conoce el trabajo que estamos haciendo y que ya tenía una participación y quiere aumentarla”.

El ejecutivo agrega que también es un aliciente para la industria, ya que hay un consenso de que las perspectivas del negocio son positivas “independiente de que hoy estamos con un ciclo económico más bajo, los empresarios invierten en Chile y en una industria relevante para el país como lo es la minería”.

Sumado a esto, parte de los títulos rematados pertenecían a Austin Powder, firma que también cuenta con participación directa en otras empresas de la industria, lo que era visto como una suerte de conflicto de interés que generaba incomodidades al interior del directorio.

Con todo, el empresario asegura que no se prevén nuevos cambios en la administración en el futuro ya que los accionistas “están contentos y creen en el proyecto a largo plazo y en las posibilidades de la minería chilena”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.