Inspección. A días de ocurrido el incidente, el juez Oritja junto a fiscales, personal de Minería y de la empresa, llegó a la mina y constató que uno de los problemas fue que una compuerta del valle de lixiviación quedó abierta en el derrame. 

A casi dos años de ocurrido el derrame en la mina Veladero, la Sala Primera de la Cámara Penal confirmó los procesamientos contra ocho ejecutivos de la empresa Barrick por su responsabilidad en el hecho. En cambio, le dictó la falta de mérito a la entonces máxima autoridad del emprendimiento, el exgerente General Antonio Adames, quien quedó a un paso de ser desvinculado de la causa. Según la resolución, no hubo elementos para incriminar a este último, ya que no se encontraba en la provincia cuando se produjo el incidente ambiental.

La falta de mérito contra Adames significa un punto intermedio entre el procesamiento (la probabilidad de culpabilidad de un sospechoso) y el sobreseimiento (desligado de toda responsabilidad). En la práctica, la investigación sigue su marcha hasta que se encuentren o no más pruebas para ir en uno u otro camino. Fuentes consultadas indicaron que quedó a tiro de su desvinculación, ya que no habría más elementos de todos los que se recolectaron en la causa durante todo este tiempo transcurrido.

El fallo salió el lunes pero trascendió ayer y es el resultado de la apelación de los defensores de los implicados, que fueron procesados como presuntos autores del delito de contaminación de agua, en su modalidad culposa, es decir, por actuar con negligencia o impericia en la profesión. El delito está previsto en el artículo 56 de la ley nacional de residuos peligrosos (24.051), el cual tiene una pena de uno a dos años de prisión en suspenso, o sea, que no es de cumplimiento efectivo.

El hecho ocurrió el 12 de septiembre de 2015 cuando la rotura de una válvula dentro del valle de lixiviación produjo que solución cianurada saliera de esa zona, llegara hasta el canal de contingencia Norte y continuara aguas abajo, contaminando los ríos iglesianos Potrerillos, Las Taguas y La Palca. Una compuerta que debía estar cerrada y estaba abierta, permitió la salida del líquido.

Multa por el derrame

145 fueron los millones de pesos que la empresa Barrick tuvo que pagar por la multa impuesta por el Ejecutivo local. El monto fue el más alto aplicado a una empresa privada tras confirmarse que contaminó.

En la resolución de la Sala de Apelaciones, el juez Raúl Iglesias fue el encargado de dar los fundamentos, mientras que sus colegas, Juan Carlos Caballero Vidal (h) y Silvia Peña Sansó coincidieron y adhirieron a sus argumentos. El camarista entendió que no hubo prueba sustancial contra el exgerente General de Veladero, ya que ni siquiera se encontraba en la mina al momento de producirse el derrame. En cambio, los magistrados confirmaron los procesamientos contra Leandro Poblete (jefe de Procesos), Segundo Álvarez (supervisor Junior del valle de lixiviación), Carlos Cabanillas (gerente de Operaciones de Mina a cargo Gerencia General), Ángel Escudero (jefe de Prevención de Riesgos), Osvaldo Brocca (jefe de Servicios Técnicos), David Sánchez (jefe General de Mantenimiento de Mina) y Ricardo Cortéz (supervisor Junior de Medio Ambiente). Iglesias consideró como elemento clave una reunión convocada por Poblete, que se dio el 6 de septiembre, y en la que todos acordaron la apertura de la compuerta del canal Norte para que el agua de deshielo de un temporal fuera a parar al río Potrerillos. Pero ante el derrame de solución cianurada y la compuerta abierta, fue el químico el que cayó al cauce.

Tras conocerse el fallo, Barrick emitió un comunicado en el que señaló que no comparte los argumentos por los que se ratifica el procesamiento contra los ocho implicados. Además, indicaron que la decisión está siendo analizada por los abogados de los involucrados a fin de determinar los pasos a seguir. Según se confirmó, de los nueve implicados, cuatro ya no trabajan en la empresa, incluido Adames.

Nueva sanción

El Ministerio de Minería se encuentra resolviendo los últimos detalles para aplicarle una nueva multa a la empresa Barrick, por los incidentes de 2016 y 2017. Desde la cartera confirmaron que se tomó la decisión de unir los dos hechos en una sola causa, para evitar más trámites administrativos, por lo que todo apunta a que el valor de la multa será elevado, al tratarse de una reincidencia.

Los otros incidentes 

Tras el derrame de 2015, hubo dos incidentes más en la mina Veladero. El segundo se produjo a casi un año del primero, el 8 de septiembre. Ese día un trozo de hielo cayó sobre un caño que transportaba solución cianurada, lo desacopló y la sustancia salió del valle de lixiviación superando las bermas de contención.
El tercer incidente ocurrió este año, el 28 de marzo. Un nuevo desacople de un caño permitió que solución rica (cargada con oro y plata producto de la lixiviación) traspasara las bermas llegando hasta un camino de servicio para luego regresar dentro del valle de lixiviación, gracias a los trabajos de los operarios que intervinieron rápidamente sobre el hecho. En ese episodio, la actividad en Veladero estuvo suspendida por poco más de tres meses, hasta el 14 de junio pasado.