mbajador de Finlandia en Chile: “Ambos países tenemos una historia milenaria en minería”

En conversación con MINERÍA CHILENA, Markus Leinonen repasa las claves de éxito que sitúan a su país como uno de los líderes en soluciones tecnológicas para el sector. Entre ellas destacan las de smart mining.

Dicha iniciativa, denominada Growth Programs, apunta a incrementar las exportaciones finlandesas e incluye una cantidad de recursos para apoyar a sus empresas o pymes con la finalidad de vender de mejor forma sus productos en el extranjero, explica el embajador.

A estos programas se suma el acuerdo de cooperación en minería suscrito entre ambos países, con el objetivo principal de desarrollar investigación e intercambiar información relacionada con la actividad.

Es que ambas naciones comparten aspectos de la minería que se complementan: Chile, con importantes depósitos de minerales y centros de operaciones de grandes compañías del sector, y que Leinonen describe como “un país excepcional”; mientras Finlandia constituye un fuerte polo proveedor de servicios y tecnologías para el desarrollo de este rubro. “Nosotros como autoridad hemos tratado de ayudar a que crezca nuestra presencia en el mercado chileno”, remarca.

En este contexto, MINERÍA CHILENA realizó una gira por diez empresas finlandesas proveedoras de la minería. Los detalles de este recorrido serán presentados en un reportaje especial en la edición de mayo.

Fortalezas

Según explica la consejera comercial de la Embajada de Finlandia en Chile (Finpro), María Ala-Kaila, las empresas proveedoras finlandesas están presentes en toda la cadena de valor de la minería. Asegura que, por ejemplo, “en smart mining tenemos tecnologías y compañías que trabajan en distintas industrias como la minería, en la cual son muy aplicables”.

De acuerdo con la representante, una de las áreas fuertes en las cuales Finlandia puede contribuir a la minería chilena es en las mejoras de productividad, opinión que comparte el embajador Leinonen, quien añade que en este tema “somos muy fuertes en el mundo y estamos entre los tres primeros países que pueden ofrecer soluciones para aumentar la productividad”.

En materia de investigación, hace ver que el país europeo tiene 7.400 investigadores por un millón de habitantes, cifra que es la más alta de los países de la OCDE y obedece a que han invertido en promedio 3,4% del PIB anual en este ámbito. “Es una inversión enorme y eso nos ha dado una masa crítica de investigadores” para el desarrollo de nuevas tecnologías, dice. “Por eso estamos en el peak y salen empresas finlandesas con nuevas soluciones para mejorar la productividad”, añade.

María Ala-Kaila consejera comercial de Finpro junto a Markus Leinonen, embajador de Finlandia en Chile.

Desarrollo finlandés

Uno de los aspectos clave que explican el éxito alcanzado por Finlandia en materia de desarrollo tecnológico fue su capacidad de pasar de ser un país con yacimientos y depósitos minerales –al igual que lo es Chile en la actualidad– a un mercado proveedor y exportador de servicios para la minería.

En este aspecto, el embajador de Finlandia explica que al proceso de industrialización iniciado después de la Segunda Guerra Mundial, se sumó una reflexión en la cual “comprendimos que somos un país chiquitito, que nunca vamos a poder competir con cantidad; entonces identificamos a la fuerza laboral como un punto crítico y empezamos a invertir en educación. Por ejemplo, hoy se fue Nokia  o parte de Nokia y dejó en el país a muchas personas e ingenieros, y ahora las empresas de tecnología están volviendo a Finlandia, porque tenemos mano de obra de calidad”.

En esta reflexión, Leinonen sostiene que si debiera identificar el factor que explica principalmente el desarrollo de Finlandia, “sin duda es la educación la que se ha llevado el mayor peso”. En ese sentido, hace notar que en su país los profesionales técnicos son altamente valorados y que de esto dan cuenta las cifras: de los jóvenes que van a la educación superior, un 54% opta por la universidad y un 46% por la educación técnica.

A ello, María Ala-Kaila agrega la existencia de mucha colaboración entre estudiantes, universidades y empresas, aspecto que todavía falta profundizar en Chile. “Aquí hay que integrar más a las universidades y la academia con la industria. Existe, pero hay muy poco, falta. Si haces investigación sólo por hacerla, no aporta al país, sin embargo, si la conectas con alguna empresa o fines específicos, sí aporta”, concluye.

TEMAS ASOCIADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.