MARIO PEREYRA – El exitoso conductor que perfila su retiro, volverá a San Juan con Rony Vargas, después de 33 años.

Me quiero ir como un campeón invicto»

Después de 33 años, en agosto Mario Pereyra y Rony Vargas regresarán a San Juan, un lugar significativo para la historia personal de ambos, pero también para la de la radiofonía. Es que aquí hicieron escuela LV1 Radio Colón y con su impronta y estilo, impusieron un sello propio a la hora de hacer radio. Hoy, la dupla insignia de Cadena 3 de Córdoba -una de las tres radios más escuchadas del país- sigue siendo la más ganadora, pero Mario a sus 73 años de edad, anunció su retiro para fines de diciembre. Líder absoluto del dial con ‘Juntos’ -según las mediciones de IBOPE, tiene un promedio diario de más de 270 mil radioescuchas-, quiere despedirse ‘invicto’ y tomarse tiempo para viajar y disfrutar con su familia. Así lo cuenta en una charla con DIARIO DE CUYO.

– ¿Cómo fue este año para usted?

– Estoy muy feliz, vivo un año espectacular. Para septiembre viajaré a Buenos Aires para recibir el premio Konex, es el que me faltaba en la biblioteca de casa, es el más grande de todos. Esto me pone el pecho orgulloso porque es como ganarse el Martín Fierro de Oro o el Oscar. No puedo pedir más. Llevo 53 años de trabajo en Córdoba, sumado a lo que hice en San Juan. Cumplí las bodas de oro lejos. Es un reconocimiento en vida. Es un mimo y no sé si seguiré el año que viene, es muy probable que en diciembre sea lo último que haga. Estoy en el tramo final de mi carrera, por problemas del corazón, pero ando fenomenal, no me puedo quejar de lo bien que estoy. Quiero dedicarle más tiempo a mi familia, viajar y conocer muchos lugares. Soy un Sarmientito, nunca he faltado en mi trabajo. Todos los días me levanto a las 5 de la mañana. Tuve la suerte de no enfermarme mucho, pero necesito estar con mi familia.

-Cuando lo titulan como el locutor más influyente del país ¿se siente poderoso?

– No, al contrario, me da un gran peso de responsabilidad, es una mochila que me ponen en los hombros. Gano premios que ni imaginaba y ni pedía. En San Juan no ganaba nada, era conocido, pero en Córdoba soy reconocido. Que la comunidad a la que perteneces te mime de esta manera, es algo único. Siempre me pusieron arriba de los gobernadores y de los presidentes. Es una cosa fuerte, pero no hay que creérsela, sólo digo que he tenido mucha suerte en la vida.

– En más de 50 años ha sido testigo de buena parte de la historia de la radio, ¿Cómo vivió los cambios de la radiofonía en este tiempo?

– El recuerdo más lindo que tengo, es haber estado en Radio Colón, cuando con Rony Vargas, empezamos a hacer cosas con Francisco Bustelo. Fue una persona con la que compartimos muchos sueños. ‘150 años de historia’, ese fue el primer programa que Bustelo me lo dio para conducir. Yo recién empezaba y lo hicimos con todos los colegios de la provincia. Un certamen de preguntas y respuestas escolares, una gran idea de Bustelo. Le guardo un cariño muy especial, fue una figura en la radiofonía argentina. Inventamos historias, creamos una cadena nacional, la gente se reía, no podía creer que podíamos transmitir en Buenos Aires. Hoy tenemos 32 emisoras en todo el país que es Cadena 3, un gran sueño que Bustelo se emocionaba al verlo hecho realidad, porque él también añoraba eso y no lo pudo hacer. Pero nosotros lo pudimos concretar.
– ¿Cómo fue la relación que tenían con él?

– Bueno tuvimos un cariño sustentado en el trabajo conjunto permanente. Era un hombre difícil en su trato, pero yo no era menos que él. Así que también he sido duro con muchas cosas, tuvimos discusiones pero al hacer balance, lo que quedan son las cosas más lindas. No tengo malos recuerdos de él, porque los olvidé rápidamente.

– ¿Hacer radio sin los recursos de hoy, era más o menos sencillo?

– La verdad que todas las cosas que hacíamos en Córdoba ya estaban inventadas en San Juan. Fue eso lo que asombró a los cordobeses, en tres meses la ciudad se rindió ante esto que era una revolución de la radio argentina. Las grandes fiestas que hicimos en San Juan siempre fueron exitosas y se repitieron acá y todavía siguen teniendo éxito. Somos un producto que cuando empezamos en San Juan, éramos una gran sorpresa. Viajamos a la gala de los Oscar, transmitimos a los Chalchaleros desde Madrid, a Los Nocheros en México, tenemos corresponsales en todo el mundo, es una radio distinta a todas las que hay en Buenos Aires. Siempre entre las tres primeras en cuanto a facturación y audiencia.

– ¿Primó la imaginación?

– Pienso que la radio es eso. Soñar siempre. Claro, tenemos la mejor radio del país, en equipos no nos falta nada, hacemos mundiales de fútbol hace 20 años, todo lo tecnológico facilita hacer cosas, pero los sueños son lo principal para la radio, esa empatía de estar con la gente no se puede perder. No tengo las palabras para significar lo que ocurrió en nuestras vidas (la mía y la de Rony), cumplimos muchos sueños. Nos metimos en el corazón de la gente. No me queda nada por hacer, pero bueno creo que hice todo y puedo tomarme tiempo para descansar.

– ¿Y cómo ve el futuro de la radio?

– La radio es ilusión, es sueño, cuenta historias, la gente necesita reconfortarse con esas historias. Cosas que muchos jóvenes no conocen. La televisión es el medio que más ha perdido, tiene un rival enorme con Netflix. Pero la radio se mantiene viva. Tenemos más de 200 personas que trabajan con nosotros y podemos vivir de esto. Para nosotros la radio sigue funcionando bien. Te pueden escuchar hasta en Japón desde un celular. La AM actual en Argentina es Rony Vargas y Mario Pereyra, mientras estos individuos sigan corriendo, la AM seguirá funcionando. Ni Longobardi, ni Lanata, que podrán hacer periodismo radial, pero nosotros hacemos un show con fiestas, con chistes, con temas musicales, es la misma esencia de radio que hacíamos en San Juan.

– ¿Ha tenido duros adversarios?

– Cuando quisimos pasarnos de Radio Colón a Radio Sarmiento, porque queríamos crecer, Bustelo trajo a Pajarito López de Mendoza y también trajeron a un locutor de Radio Rivadavia, todo para competir conmigo; y en Córdoba me trajeron a un montón de tipos para que me ganaran. Nunca perdí, por eso quiero retirarme invicto. Juan Carlos Mesa, Orlando Marconi, Velazco Ferrero, todos famosos para que me ganaran, pero quedaron en el camino. Tengo más cabezas colgadas en el estante, estoy convencido que tengo que dejar, como en el boxeo. No quiero que un día un pibe me dé un puñetazo y me ponga el cu… en el suelo. Me quiero ir como campeón invicto.
DATO
Mario Pereyra y Rony Vargas vendrán el próximo 26 de agosto para participar de una nueva edición del Maridarte que se realizará en el salón del Hotel Del Bono. Maridarte tendrá degustación de platos locales, vinos y champagne, con el chef Mauricio Savoca y el enólogo Guillermo Mercado. También habrá un espectáculo coral y la charla informal de ambos locutores con el público. Consultas al 264-6607215 o al 264-4104828.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.