Mamá, cuando sea grande quiero ser autónomo como vos… no hijo crea tu propia ciudad!!!!

Vamos a ver, hijo mío. Quiero contarte una historia que a lo mejor puede darte pesadillas por la noche.

Imagina un reino donde sólo hay dos ciudades y un gran palacio en medio de las dos ciudades: Una es la ciudad de los trabajadores asalariados, llamada “Asueldo” y otra es la ciudad de los autónomos, llamada “Apalos”.

Imagina que en “Asueldo”, la gente se levanta todas las mañanas para ir a una empresa a trabajar por un sueldo que le permite comer, vestirse, pagar una casa durante toda su vida, criar un hijo sólo, y dar una tercera parte a los habitantes del palacio, que por cierto se llama “Testoyviendo”. Tienes todas las semanas dos días para consumir lo que te dicen desde “Testoyviendo”, eso sí, con moderación. No vayas a ponerte enfermo y terminen por echarte de “Asueldo”, antes de que dé tiempo a que hayas aportado a un sistema piramidal de un futuro fantástico de retiro con una cosa llamada pensión mínima.

Imagina que en “Apalos” la gente se levanta todas las mañanas sin saber si va a poder trabajar por un sueldo que le permite comer, vestirse, pagar una casa durante toda su vida, criar un hijo sólo, y dar una tercera parte a los habitantes del palacio. En este caso, tiene dos días todas las semanas para pensar qué hacer la próxima semana, y como son muy avariciosos, buscar algún trabajo adicional estos dos días, porque también hay que consumir. Por supuesto, con mucha más moderación, porque además tienes que aportar al sistema piramidal aunque estés enfermo, bajo pena de multa, que por cierto, hijo mío, es algo que a los que viven en “Testoyviendo”, les sienta mejor que incluso unas pastillitas azules que compran los mayores.

Imagina que un día quieres hacer algo para lo que te han dejado prepararte y que ha coincidido que te gusta. Comienzas igual que Ulises en su Odisea. Te puedes rodear de un montón de argonautas en busca del vellocino de oro, aunque sólo quedará uno y si eres tú, el premio en tu caso será tu propio negocio, porque los señores de “Testoyviendo”, favorecen una cosa llamada emprendimiento, y que cuando seas más mayor te diré en que se parece a lo que llamamos El Prendimiento y La Pasión. Vas a pasar una procesión de papeles, permisos, visitas a distintos organismos, arriesgar tu dinero, el de tus padres y el de los hijos que todavía no has tenido para, tras pasar por todas las dificultades habidas y por haber, si consigues el éxito, escuchar a gentes de la otra ciudad o de la tuya propia comentar la buena suerte que has tenido. Los del palacio no te dirán nada mientras sigas pagando.

Hijo mío, tienes otra opción. Acércate a las puertas de la ciudad de “Nuevostiempos”, tienes la posibilidad de crear tu propio camino, crea tu propio patrimonio de futuro, trabaja honestamente y vive por tus principios a pesar de las tentaciones que pueden incluso venirte del Palacio y cuando al final tengas éxito, tu éxito, podrás crear tu propia ciudad e invitar a aquellos que quieran acompañarte. Puede que no lo vea, pero sabré que lo has logrado.

Bueno, te dejo. Tengo que ir a pagar la cuota de autónomos, y la caja previsional, y afip e ingresos brutos, etc, etc, etc…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.