Retiro. Los Pelambres sacó más de 500 neumáticos de las movilidades mineras que estaban en la escombrera. Ahora apunta a los residuos.

 

A tres años de que estallara el conflicto por las 40 millones de toneladas de escombros que la minera chilena Los Pelambres arrojó en suelo calingastino sin autorización argentina, dicha empresa por primera vez presentó un plan de retiro. El dato salió ayer a la luz por funcionarios de Cancillería que brindaron la información en el Senado. Es más, Alberto D’Alotto, el encargado de llevar adelante el diálogo por el tema con Chile, explicó que “de avanzar esta propuesta, es probable que los trabajos de remoción comiencen en el verano”. De todas formas, la iniciativa debe ser evaluada tanto por el Gobierno provincial y las autoridades nacionales. En ese marco, está previsto que D’Alotto visite San Juan la semana que viene para dar detalles de la propuesta, señaló el senador Ruperto Godoy.

La vía diplomática fue uno de los caminos que encaró el gobernador Sergio Uñac para que se saque la escombrera de suelo sanjuanino. En julio se reunió con el canciller Jorge Faurie, a quien le pidió que se profundizaran y aceleraran las gestiones con el país trasandino, ya que Los Pelambres opera en ese territorio. De hecho, la minera sostiene que tiró las toneladas de rocas en la parte argentina porque se basó en la cartografía que el propio gobierno trasandino le brindó y luego le dio la autorización.

En ese contexto diplomático, hubo tres reuniones en Buenos Aires y Santiago de Chile en los últimos meses, en las que las autoridades argentinas analizan una “propuesta detallada” de retiro de los residuos, presentada por el Ejecutivo del vecino país, pero que elaboró Los Pelambres. La información la brindó D’Alotto, embajador y encargado de la Comisión Bilateral de Alto Nivel que está encarando el diálogo con Chile. El funcionario participó de la reunión de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, en la que estuvieron los sanjuaninos Marina Riofrío y Godoy, quienes indicaron que no dio detalles del plan. Este último explicó que el embajador tiene previsto visitar la provincia el próximo jueves para darle la información al Gobernador. Por su parte, la legisladora dijo que D’Alotto sí contó que el gobierno chileno asumió el compromiso de agilizar trámites. Entre ellos estará, aseguran fuentes calificadas, la habilitación para depositar la escombrera que estaba en la parte argentina en una zona dentro de su territorio.

Es la primera vez que Los Pelambres apunta a la extracción de la escombrera, ya que desde que estalló el conflicto, apostaron al aislamiento de la misma y nunca hablaron del retiro. El caso salió a la luz en 2014, cuando la compañía Glencore demandó a la minera chilena porque había construido la montaña de escombros en el área que tiene concesionada y donde se encuentra el proyecto de cobre El Pachón. Al año siguiente, denunció a tres exgerentes por usurpación de agua y suelo y contaminación. Sin embargo, con el avance de la investigación penal, el juez Federal Leopoldo Rago Gallo, por pedido del fiscal Francisco Maldonado y de Fiscalía de Estado de la provincia, decidió indagar a autoridades de Glencore. ¿Por qué? Porque la escombrera se armó entre 2007 y 2012 e iniciaron las acciones legales dos años después. La sospecha es por qué no hicieron nada para impedir su construcción. El magistrado también ordenó que se saque la escombrera y que hasta que la medida se haga efectiva, se lleven a cabo medidas de prevención para que no contamine.
Informe clave

Una pericia ordenada por el juez Rago Gallo estableció que la escombrera contamina lagunas cordilleranas, es un foco de generación de drenaje ácido y metales pesados, y que estos pueden afectar los suelos y las napas.