Análisis. Los peritos oficiales y de cada una de las partes analizaron las muestras de agua y suelo cercanas a la escombrera y emitieron un dictamen con conclusiones en conjunto.

La minera Los Pelambres emitió ayer un comunicado en el que destacó que las conclusiones del informe oficial sobre la escombrera que armó en suelo calingastino “demuestran que no ha habido afectación en la calidad de las aguas del río Carnicería”. Dicho cauce de agua es uno de los que alimenta al río San Juan.

De todas formas, la pericia en realidad señaló que en el momento en que los especialistas hicieron el estudio, el caudal que va de la escombrera hacia el río Carnicería “era prácticamente inexistente”. Por eso, indicaron que “las concentraciones observadas en los sucesivos cuerpos de agua, incluyendo el río Carnicería, podrían resultar menores a las que típicamente podrían hallarse en período de deshielo”. Además, explicaron que observaron una moderada tendencia al incremento de concentraciones de metales en el río, pero no pudieron vincularlo concluyentemente con la escombrera.

El informe lo que sí revela es que la montaña de rocas sí contaminó lagunas y es un potencial riesgo.