En la construcción del velódromo cubierto y la nueva cárcel, la gestión uñaquista implementó un novedoso mecanismo en el que es obligatorio que los grupos de empresas que quieran participar tengan, de mínima, un 30 por ciento de capitales sanjuaninos. No serán los únicos casos, ya que el sistema se replicará en las grandes obras que se avecinen, es decir, en aquellas que por su complejidad y presupuesto necesiten de la conformación de consorcios. Eso sí, el plan se instrumentará cuando el financiamiento sea sólo provincial.

Con la medida, el Gobierno apunta a asegurarles un lugar a las compañías locales en obras de envergadura. Es un beneficio para las propias empresas, pero además tiene un efecto derrame en la economía digitado por el Estado. Por un lado, se sumará mano de obra sanjuanina en un escenario laboral que se ve golpeado por el contexto nacional. Y por otro, se exigirá que las firmas tengan su domicilio legal y tributario en San Juan, con el objetivo de que los impuestos que paguen queden en las arcas provinciales, explicó el ministro de Infraestructura, Julio Ortiz Andino.

Es la primera vez que se establece esa obligación en el proceso de contratación de una obra. La administración de Sergio Uñac la incorporó en el llamado a los grupos de compañías que manifiesten su interés en hacer el velódromo cubierto para la Ciudad Deportiva y el nuevo Penal. La primera está valuada en 1.100 millones de pesos y la segunda, en poco más de 1.650 millones de pesos para la primera etapa.

 

Integración: 4 Es la cantidad máxima de empresas que pueden conformar la UTE. No se puede presentar una compañía de afuera, pero sí una sanjuanina.

El requisito clave establece que deberán constituirse UTE (Unión Transitoria de Empresas) de hasta cuatro integrantes, con una participación no menor al 30 por ciento de firmas locales dentro de cada consorcio. El tema es así: si una UTE cuenta con dos empresas, una de ellas sí o sí tiene que ser local y su participación tiene que llegar por lo menos al porcentaje fijado.

En el caso de un consorcio de tres compañías, una puede ser de origen nacional y la líder con, por ejemplo, un 70 por ciento de participación. Así, las otras dos tienen que ser sanjuaninas y repartirse el porcentaje para alcanzar el 30 por ciento. O en otro ejemplo, dos empresas de afuera de la provincia pueden sumar el 70 por ciento de participación, por lo que el resto debe quedar en manos de una local.

Ortiz Andino manifestó que se trata de una condición ineludible y que aquellos grupos que no lo cumplan, no pasarán a la segunda fase, la cual consiste en la presentación de la oferta económica. En ese marco, no puede anotarse en la etapa de manifestación de interés para hacer cualquiera de esas dos obras una sola compañía de Buenos Aires, por ejemplo.

Pero sí puede hacerlo una de San Juan, ya que cumple y supera el porcentaje determinado. Aunque el ministro señaló que no hay ninguna que tenga la capacidad para encarar alguna de esas obras.

El Ejecutivo pondrá en marcha el sistema en los emprendimientos que sean complejos técnicamente, que requieran una inversión millonaria y en los que considere necesario abrir el juego a las empresas locales. Así, las obras que están bajo esos parámetros son la Ciudad Judicial, los otros estadios que se planean construir en la Ciudad Deportiva y la Terminal de Ómnibus. No podrá instrumentarlo cuando el financiamiento sea nacional o internacional, ya que no se permite ese tipo de condicionamientos.

 

Otra alternativa para las firmas locales


Otra herramienta que beneficia a las empresas locales es el llamado Compre Sanjuanino. A través de ese mecanismo, las firmas sanjuaninas cuentan con una cierta ventaja con respecto a las foráneas en una licitación.

Si una compañía de otra provincia está primera en la compulsa debido a que hace una mejor oferta, la sanjuanina se queda al final con la victoria si su propuesta se encuentra hasta un 5 por ciento por arriba de la de su rival. Es decir, la empresa local obtiene la obra, aunque su ofrecimiento haya sido un poco más caro.

Sin embargo, en el Gobierno señalan que no todas las compañías de la provincia cumplen con el Compre Sanjuanino. ¿El motivo? La norma exige que las empresas no tengan deudas y estén al día con los impuestos ante la Dirección General de Rentas (DGR). Así, muchas de ellas no han podido ni siquiera participar de una licitación porque no han cumplido con ese requisito básico.

Para metalúrgicas


El velódromo contará con un techo metálico y está especificado en el llamado a manifestación de interés que dicho trabajo debe ser realizado por una metalúrgica local. Aunque la UTE esté conformada por empresas constructoras, el consorcio debe subcontratar a una firma metalúrgica para encarar dicha obra.