Los atentados golpean al turismo de Sri Lanka pero no afectarán a la demanda de oro

La maltrecha economía de Sri Lanka se va a ver afectada negativamente por los recientes atentados terroristas, que van a provocar una previsible caída del número de visitantes extranjeros, una circunstancia especialmente grave para una economía que tiene una alta dependencia del turismo. Sin embargo, los expertos creen que la demanda local de oro no se va a ver afectada, debido precisamente al deterioro de la economía.

En su último informe Precious Metals Weekly, la consultora británica especializada en metales preciosos Metals Focus valora el impacto que pueden tener los recientes atentados terroristas sufridos en Sri Lanka en la economía del país y, más concretamente, en el mercado del oro.

Según este informe, el principal daño económico será la drástica reducción del número de turistas extranjeros que visiten Sri Lanka lo que, debido a la enorme dependencia del turismo que tiene la economía local, va a suponer un importante revés para una economía en recesión.

La consecuencia de ello va a ser una ralentización en la demanda de joyas, que en el año 2018 se elevó a 9,6 toneladas y que se suponía que iba a incrementarse en 2019, una previsión realizada antes de tener lugar los atentados terroristas.

“Sin embargo, no todo es negativo, ya que también habíamos pronosticado un incremento en la demanda de préstamos respaldados por oro, que constituyen una significativa fuente de financiación al consumo en el país”, apuntan los analistas de Metals Focus.

En una reciente visita de expertos de la consultora a Sri Lanka, éstos tuvieron ocasión de constatar la delicada situación económica del país, la actúa inestabilidad política y la creciente volatilidad de los precios domésticos del oro, lo que había conducido a los bancos a endurecer los requisitos para la concesión de préstamos, reducir la ratio préstamo/valor del 80 al 70-75%, en función del prestatario e incrementar los tipos de interés de los préstamos respaldados por oro.

Estos préstamos estaban al 16-20% anual, pero durante el año pasado subieron entre 100 y 200 puntos básicos, por lo que ahora oscilan entre el 17 y el 22% anual en los bancos y entre el 22 y el 26% en las compañías financieras no bancarias.

La recesión económica, el crecimiento del desempleo y la subida de los precios del oro, debido a la devaluación de la rupia de Sri Lanka han propiciado que crezca la demanda de estos préstamos respaldados por oro que, en diciembre de 2018, representaban el 3,9% de los préstamos totales, su máximo de los últimos cuatro años, por un valor aproximado de 250 millones de dólares.

Por tanto, desde Metals Focus estiman que la demanda de estos préstamos respaldados por oro va a continuar creciendo, hasta alcanzar una cuota del 5% sobre el total de préstamos concedidos. Esta cuota fue el límite establecido por el Gobierno de Sri Lanka en 2013, cuando la caída del precio del oro provocó la subida de los préstamos fallidos, debido a muchos bancos no provisionaban el riesgo de caída del oro. Se calcula que alrededor del 75% de esta subida de los préstamos fallidos se debió al impago de los préstamos respaldados por oro.

La conclusión del informe de Metals Focus es que el impacto de los recientes atentados en el turismo y la economía de Sri Lanka va a ser muy profundo. Sin embargo, en la demanda total de oro, el impacto será limitado. Además, en el terreno de los préstamos respaldados por oro, continuará la tendencia alcista que se viene registrando desde hace meses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.