Las cinco razones por las que el precio del oro va a continuar subiendo

El precio del oro ha alcanzado en estos días niveles cercanos a los 1.780 dólares la onza, que no se veían desde hace casi ocho años. El creciente interés de los inversores por tomar posiciones en un activo considerado como refugio explica esta importante subida del oro, que se ha revalorizado más de un 14% en lo que llevamos de año.

 

Todo apunta a que esta subida del precio del metal va a continuar durante los próximos meses, acercando al oro a su nivel máximo, que alcanzó en el año 2011. Como explica Naeem Aslam desde Forbes, se pueden identificar cinco factores que van a impulsar el precio del metal durante las próximas semanas.

1. Segunda oleada de Covid-19

Los inversores están muy pendientes de la evolución de la pandemia de Covid-19 y la posibilidad de que se produzca una segunda oleada de contagios. Los expertos alertaban de la posibilidad de que hubiera un repunte de los casos cuando las economías comenzaran a regresar a la normalidad.

El problema, como explica Aslam, es que no se esperaba que la situación llegara al extremo que está llegando: en Texas, por ejemplo, los nuevos casos han aumentado un 4,5% y los hospitales están cerca de alcanzar su máxima capacidad.

En Australia se ha registrado la mayor subida diaria de contagios en más de dos meses, lo que ha encendido las alarmas de una segunda oleada.

Por su parte, el Reino Unido ha anunciado la reapertura de los pubs y restaurantes, mientras que las restricciones a los viajes se van a levantar el mes que viene. “Hay que recordar que el Reino Unido tiene uno de los peores registros mundiales en cuanto a número de contagios, y la tercera cifra de mortalidad más alta. Si no se adoptan y respetan las medidas adecuadas, probablemente presenciaremos una segunda oleada, apunta Aslam.

En caso de que se produzcan noticias positivas en forma de vacuna o de frenazo en el número de contagios, se calmen las protestas y se reduzca el impacto en la economía global, el precio del oro se controlaría y no se produciría la importante subida que se espera.

2. Posibilidad de nuevos aranceles en Europa

El presidente estadounidense Donald Trump volvió a avivar las tensiones en el ámbito comercial tras anunciar que está valorando la imposición de aranceles sobre la exportación de 3.100 millones de dólares en productos procedentes del Reino Unido, España, Francia y Alemania“Si continúan aumentando las tensiones en este ámbito y Trump no modifica su posición –que podría constituir una de sus tácticas de mostrar su poder de cara a las próximas elecciones presidenciales– lo más probable es que los inversores comiencen a alejarse de los activos con mayor riesgo”, señalan desde Forbes.

Sin embargo, si por alguna razón no se aplican esos aranceles o los inversores no los consideran como una amenaza potencial para el crecimiento de la economía global, se podría abortar la previsible subida del precio del oro.

3. Guerra comercial China-EEUU

El llamado ‘acuerdo comercial de Fase Uno’ entre los Estados Unidos y China ha mostrado ser tremendamente frágil debido al coronavirus: China ha reducido sus importaciones de agricultura y aves de corral desde los Estados Unidos, mientras que Trump ha hablado de “desvincularse” de China.

A estas tensiones hay que añadir que desde China contemplan la postura estadounidense sobre Hong Kong como una interferencia en sus asuntos internos.

“A los traders no les gusta que los Estados Unidos se enfrenten a la segunda mayor economía mundial, y ya hemos visto lo que sucedió el año pasado con los mercados de capitales en Estados Unidos”.

En caso de que se normalice la relación entre los Estados Unidos y China, y no se registren nuevas amenazas al acuerdo comercial entre ambos, puede que no veamos el rally masivo que se prevé en el precio del oro.

4. Cifras de desempleo en Estados Unidos

Las últimas cifras relativas al desempleo en los Estados Unidos auguran un panorama muy negro para el futuro del mercado laboral en ese país. La mínima recuperación que se estaba registrando se va a ver amenazada por el nuevo cierre regional de los comercios.

“En pocas palabras, las cifras de desempleo ya son bastante preocupantes y podrían empeorar aún más si compañías como Apple comienzan a cerrar de nuevo sus tiendas en las ciudades de Estados Unidos donde se registran más contagios”, apunta Aslam.

El estado del mercado laboral es, quizá, el dato más importante que Reserva Federal tiene en cuenta a la hora de elaborar la política monetaria. Según explicó recientemente su presidente, Jerome Powell, los tipos de interés van a permanecer bajos durante más tiempo y no se prevé que suban por lo menos hasta 2021.

Por su parte, el Banco de Inglaterra ha anunciado que no subirá los tipos de interés mientras el balance general del gobierno siga siendo gigantesco.

5. Fin de las subidas de las bolsas

Cuando comenzó el proceso de reapertura de las economías tras el confinamiento, se esperaba una recuperación de los resultados. Sin embargo, la amenaza de una segunda oleada puede generar dudas entre los inversores, sobre todo respecto a las empresas estadounidenses.

La subida de las acciones de estas compañías podría detenerse, mientras los inversores se lanzan a la búsqueda de activos con menor riesgo, entre los que el oro es el más atractivo.

“Sin embargo, si las empresas estadounidenses se centran en lo positivo y por alguna milagrosa razón logran reducir su consumo neto de caja, podría no haber demasiados movimientos en el precio del oro”, concluye Naeem Aslam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.