La subida del precio de los componentes de los paneles solares podría afectar a la plata

La plata es uno de los elementos fundamentales en el proceso de fabricación de paneles solares fotovoltaicos. Una industria que, en 2020, consumió 101 millones de onzas (3.141 Tm) de este metal, el 10% de la demanda total. Sin embargo, la subida del precio de otros componentes podría amenazar los planes de instalaciones solares de países como EEUU y China, lo que afectaría al precio de la plata.

 

Los últimos datos publicados por The Silver Institute revelan que la industria solar fotovoltaica consumió en 2020 un total de 101 millones de onzas (3.141 Tm) de plata, equivalentes al 10% de la demanda total, y que esta cantidad va a crecer hasta los 105 millones (3.266 Tm) en 2021.

Sin embargo, en su último informe Precious Metals Appraisal, la refinería Heraeus alerta sobre algunas nubes que se ciernen sobre el negocio de la energía solar fotovoltaica.

Según los analistas de la refinería alemana, la subida del precio de otras materias primas utilizadas en la fabricación de módulos fotovoltaicos podría provocar un aumento de los costes de fabricación de éstos, lo que afectaría al número instalaciones que se van a realizar y, por tanto, a la demanda de plata y a su precio.

Se estima que el encarecimiento de las materias primas elevaría el coste de instalación de nuevos paneles en un 20%, tras dos años de bajada de los costes. En concreto, los problemas de suministro han provocado un rápido aumento del precio de la polisilicona, que ha subido más de un 350% en los últimos 12 meses.

Aunque al principio esta subida se debió al cierre de diversas fábricas durante la pandemia, el rebote en la demanda de paneles solares ha provocado un encarecimiento crónico de esta materia prima indispensable para la fabricación de los paneles.

A ello se han sumado también la subida del precio del vidrio, las células solares, el acero y el aluminio, que compromete los márgenes de beneficio de los fabricantes, que se han visto obligados a recortar sus previsiones de producción.

En el caso de China, que acapara el 60% de las empresas a lo largo de la cadena de suministros de esta industria, el encarecimiento de las materias primas y de los costes de transporte, además del aumento de los plazos de entrega, han provocado una reducción de la demanda de instalaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.