La plata se prepara para un gran movimiento después de la última reunión de la Reserva Federal

Los mercados de metales preciosos atravesaron una importante coyuntura técnica antes del anuncio de la nueva política de la Reserva Federal el pasado17 de marzo. Los analistas de Bank of America declararon que la reunión de esa semana fue «uno de los eventos más críticos para la Fed desde hacía tiempo”, recoge en un análisis Stefan Gleason, presidente de Money Metals Exchange.

 

La Reserva Federal estadounidense se enfrenta a una presión cada vez mayor para intervenir en el mercado de bonos a medida que los rendimientos continúan aumentando. Probablemente reiterará su compromiso de mantener su tasa de referencia cerca de cero y prometerá continuar comprando al menos 120 mil millones de dólares en bonos cada mes.

Los críticos de la postura de dinero fácil del presidente de la Fed, Jerome Powell, advierten que las políticas monetaria y fiscal son demasiado laxas. El reciente paquete de gastos del gobierno federal de 1,9 mil millones de dólares, combinado con las continuas inyecciones de liquidez de “emergencia” por parte de la Fed, corre el riesgo de fomentar burbujas de activos especulativos y enviar la inflación en una trayectoria ascendente rápida.

El aumento en estados Unidos de los costos del combustible y los alimentos preocupa a los economistas. Sin embargo, convenientemente para los responsables de la formulación de políticas de la Fed, su indicador de inflación «subyacente» excluye esos componentes.

Las coberturas tradicionales de inflación del oro y la plata no han generado mucha confirmación al alza hasta ahora en 2021, al menos no en el mercado de futuros donde se determinan los precios al contado. Pero la demanda de lingotes por parte de los inversores preocupados por el riesgo de inflación ha sido bastante sólida.

Es probable que no haya nada en el texto estándar de la Fed que disuada a los inversores de comprar metales preciosos. Pero la volatilidad de los precios al contado en cualquier dirección es ciertamente posible a corto plazo.

La plata, en particular, parece estar terminando de rehacerse para un gran movimiento.

Uno de dos resultados parece ser inminente: o una gran ruptura por encima del promedio móvil de 50 días, o una fuerte liquidación para volver a probar el nivel de 25 dólares la onza y quizás el soporte de nivel inferior.

Cualquiera que siga de cerca el mercado de la plata sabe que los precios pueden moverse drásticamente en cualquier dirección en cualquier momento, independientemente de los fundamentos o la tendencia a largo plazo que pueda estar vigente.

La plata tocó un piso importante hace un año cuando la liquidación del mercado inducida por el pánico general llevó los precios de los futuros a tan solo 12 dólares la onza, y los futuros del petróleo crudo a una estructura de precios negativa aún más absurda.

Ese fue un bajón verdaderamente épico, del tipo que ocurre quizás una vez en una generación. Como una confirmación más de la naturaleza histórica del fondo en el 2020, la plata se volvió más barata que el oro en cualquier momento de nuestra vida, y desde entonces ha superado significativamente al oro en el repunte que siguió”, señala Stefan Gleason.

La plata ha seguido mostrando una fuerza relativa frente al oro durante el período de consolidación que se ha producido en los últimos meses. Eso debería dar a los alcistas de metales preciosos la confianza de que el principal mercado alcista de los mínimos del año pasado permanece intacto.

Además, el metal argenteo ha experimentado un repunte más amplio en las materias primas a medida que mejoran las perspectivas de crecimiento económico posterior al cierre. La demanda industrial del metal blanco también se recuperará de la tendencia hacia la electrificación. La plata se utiliza en prácticamente todos los dispositivos electrónicos y se beneficiará del crecimiento acelerado de los vehículos eléctricos y los paneles solares en particular.

Los atributos de la plata como metal monetario también influirán en su probable aumento de precio a lo largo del tiempo a medida que se erosiona el valor y el estado del dólar estadounidense.

La moneda de reserva mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial está siendo abusada como nunca antes por su emisor. El déficit del presupuesto federal junto con el balance de la Reserva Federal se está disparando a niveles que hubieran sido impensables hace solo unos años.

La Oficina de Presupuesto del Congreso de Estados Unidos advirtió recientemente que la montaña de deuda del gobierno, financiada en gran parte a tasas de interés ultrabajas, podría volverse completamente inmanejable cuando las tasas se normalicen.

El Congressional Budget Office CBO estadounidense, que sigue los procesos especificados en la Ley de Control de Presupuesto y Embargo del Congreso de 1974, estima que durante los próximos 30 años, el Tío Sam tendrá que aportar 61 billones de dólares en intereses, y eso suponiendo que las tasas solo suban modestamente.

La CBO advirtió sin rodeos a los legisladores que el ritmo actual de expansión de la deuda «aumentará el riesgo de crisis fiscal, es decir, una situación en la que los inversores pierden la confianza en la capacidad del gobierno de los Estados Unidos para servir y pagar su deuda, lo que provocará que las tasas de interés aumenten abruptamente».

El juego final, advierte la CBO, podría ser el reemplazo del dólar como moneda de reserva mundial.

Ni los funcionarios estadounidenses ni los organismos globalistas como el Fondo Monetario Internacional FMI quieren ver un desorden desordenado del orden monetario mundial. Los planes para una transición a una moneda digital global aprobada por la Fed y administrada por el FMI están en proceso.

No hace falta decir que los planificadores centrales no tienen la intención de restablecer el dinero sólido respaldando sus nuevos dígitos con metales preciosos.

Pero el oro y la plata continuarán desempeñando el papel que siempre han tenido a lo largo de los siglos, sirviendo como depósitos sólidos de valor independientemente de las monedas fiduciarias que vayan y vengan.

Por ahora, “la moneda principal con la que se miden los metales preciosos es el billete de la Reserva Federal de Estados Unidos.  Cuanto más se degrada, más alto y más largo se puede esperar que funcionen los mercados alcistas del oro y la plata”, finaliza su análisis el presidente de Money Metals Exchange.

Fuente: Oro informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.