Los resultados de una encuesta realizada entre asesores de grandes patrimonios asiáticos son concluyentes: la mayoría de ellos recomienda a sus clientes que invierta en oro, aprovechando el bajo precio actual de entrada, como medio de proteger sus carteras de inversión ante la amenaza de inestabilidad en los mercados de capitales internacionales.

Según el informe “Going for Gold”, publicado por la compañía estadounidense de servicios financieros INTL FCStone, los asesores de los inversores más ricos de Asia recomendarían a sus clientes que invirtieran en oro, aprovechando la caída de precio del metal, para combatir la volatilidad de los mercados globales y las tensiones derivadas de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos.

La encuesta revela que los asesores recomiendan un porcentaje de entre el 5 y el 10% de oro sobre el total de la cartera de inversión, superando la anterior recomendación de entre un 3 y un 5%.

El 62% de los encuestados afirma que sus clientes deberían incrementar sus posiciones en oro, frente al 38% que opina lo contrario. El sondeo se realizó entre un total de 174 asesores de banca privada, “family offices” y otros expertos del mercado asiáticos.

Según Martin Huxley, responsable de metales preciosos en INTL FCStone Asia, “además de que Asia y, en concreto, Singapur, ofrece una infraestructura completa y profesional de inversión en oro, la actual situación económica global y los factores de inestabilidad geopolítica aconsejan mantener e incrementar las posiciones en oro de cualquier cartera de inversión”.

Dada la situación internacional, algunos asesores recomiendan a los inversores incorporar más de un 10% de oro a sus carteras. Desde Holborn Assets, su vicepresidente Chris Land señalaba al South China Morning Post“el precio del oro ha bajado considerablemente durante los últimos meses, debido a la fortaleza del dólar, lo que ofrece una oportunidad interesante de compra. Los clientes que aún no cuentan con oro en sus carteras de inversión deberían aprovechar la situación para invertir”.

Asia y, concretamente, China y la India, son los principales consumidores de oro. En China, el número de multimillonarios (considerando como tales los que poseen al menos 10 millones de yuan, equivalentes a 1,5 millones de dólares, en activos de inversión) se ha disparado desde 180.000 en el año 2006 a cerca de 1,6 millones en 2016, según el informe “China Private Wealth”. La mayoría de los ellos se localizan en Shanghai.

Según el informe de INTL FCStone, el 50% de los inversores asiáticos prefieren acumular su oro en Singapur, mientras que el 35% lo deposita en Hong Kong.