(El Mercurio) El monitoreo remoto de los procesos productivos, logísticos y de transporte en la minería son hoy temas de gran importancia en la gestión para lograr la viabilidad de una faena minera. Y en la gran minería esto es aún más relevante, porque cada acción tiene consecuencias en la productividad y en los ingresos de la empresa.

Sebastián Carmona, gerente corporativo de Innovación de Codelco, señala que en la compañía tienen una larga tradición en el monitoreo de los procesos productivos. Ya en los años 70 y 80, los operadores de las salas de control de las plantas monitoreaban ciertas variables. “En 2006 dijimos, nosotros tenemos que sensorizar nuestras plantas y empezar a captar variables que no se estaban captando”.

Así, se instalaron instrumentos y sensores para evaluar la temperatura en los polines de las correas, medir ciertas presiones y densidades, de manera de dar mayor inteligencia al negocio. “El operador seguía operando en la planta, pero tenía un mayor setting de control. Tenía más variables para elegir y, por lo tanto, su decisión era más informada”.

Posteriormente, en Codelco se empezaron a usar sistemas de programación automáticos. A partir de 2007, estos sistemas captaban las variables en la planta y las optimizaban con el fin de mejorar las respuestas.

Hoy, Codelco está en una tercera etapa, en la que las distintas plantas de las divisiones se encuentran operando en mayor o menor medida a distancia. El operador ya no se encuentra en terreno, sino que al estar todo sensorizado, puede manejar remotamente los equipos y procesos.

La primera división totalmente manejada de forma remota es Ministro Hales, en Calama, que comenzó a operar en 2014 y es remotizada completamente desde abril de 2016. Operarla remotamente no es solo monitorear el trabajo a distancia. “Operar es que cuentas con la información y tú la puedes gestionar. Manipular variables y tomar control sobre eso”, indica el ejecutivo.

Agrega que “hoy estamos en una etapa en la que nosotros programamos algoritmos inteligentes que responden mejor a la variabilidad del mineral. Porque el mineral es heterogéneo y la roca que entra un día es muy distinta a la roca que ingresa un día después. No solo tiene distintas leyes, tiene distintas alteraciones, mineralogía, distintos niveles de dureza. Por lo tanto, la planta tiene que ser lo suficientemente flexible para detectar eso y tomar decisiones al respecto”.

Diariamente, en una concentradora de Codelco se genera un terabyte de información.

“Ministro Hales opera sobre el 95 al 97 por ciento del tiempo en control automático. Estamos trabajando con ingenieros de procesos y científicos de datos en cómo mejorar estos algoritmos, esta respuesta automática”.

En El Teniente se está haciendo lo mismo. “A fines del año pasado bajamos la operación de toda la concentradora a Rancagua y hoy se opera remota y automáticamente desde la ciudad”.

Junto con lograrse una mayor productividad, se reacciona de forma experta. Y también tiene ventajas para los trabajadores, quienes se sienten más partícipes de la mejora alcanzada, porque están colaborando en pensar cómo optimizar el proceso productivo.

“La automatización de las plantas concentradoras nos puso a la vanguardia a nivel mundial. A nosotros nos vienen a ver de todas las mineras privadas, nos vienen a ver gobiernos externos, y quedan muy impresionados con lo que hemos logrado”.

En este sentido, Sebastián Carmona resalta que este logro es fruto de la confianza de los distintos gerentes y directorios de la empresa, quienes han tenido el liderazgo para impulsar los cambios tecnológicos que necesitaba la cuprera para seguir liderando las operaciones a nivel mundial. “La innovación no es un desarrollo tecnológico, sino que una transformación de cómo hacer minería”.

Gracias a la remotorización, hoy se pueden hacer acciones preventivas, adelantándose a fallas y errores que antes se detectaban solo cuando estos ocurrían. Todos los datos y la inteligencia acumulada, además de los algoritmos generados y la analítica de ellos, son de Codelco. “La inteligencia no puede ser tercerizada. Porque es core del negocio”.

“Somos Pioneros”

Codelco también ha sido pionera en instalar una flota autónoma de camiones y equipos subterráneos semiautónomos seguros. “Todos nuestros equipos tienen detectores de presencia que frenan, por ejemplo, si detectan una proximidad no deseada. Hay que invertir en redes, en WIFI y en conectividad, porque los móviles van cambiando su ubicación, no son una planta que va a estar fija por 50 años”.

La adopción de vehículos autónomos en Gabriela Mistral, Ministro Hales y LHD semiautónomos en El Teniente tiene que ver no solo con la productividad, sino que con la seguridad de los trabajadores. “Mientras más avanza la explotación del mineral, nuestras minas se hacen más profundas y complicadas. Por eso es muy importante poder proteger a nuestra gente”.

El que los cargadores frontales LHD en mina subterránea sean semiautónomos tiene que ver con un perfil de mina. “Se mueven autónomamente a donde tienen que cargar y una vez que llegan al frente, un operador que está a 100 kilómetros de distancia y que lo ve a través de una cámara levanta el material”. Luego, la pala vuelve a actuar autónomamente.

Según Carmona, lo que viene es llevar la operación remota a Andina y a las otras divisiones. “Hemos probado exitosamente el valor de la automatización y lo hemos medido. No nos hemos quedado en el hecho de instalar estas pantallas o sistemas automáticos. Hemos pasado de la volatilidad de nuestros procesos, a procesos más controlados”.

La automatización se mide, además, en ahorros para la compañía. Es por ello que el año pasado, esto significó para Codelco un ahorro de alrededor de 50 millones de dólares.

Los pasos hacia la digitalización de la compañía han sido medidos y cuantificados en función del beneficio general de la empresa y también de la comunidad.

En Codelco se monitorean las variables de procesos, pero también los temas hídricos y de aire. El monitoreo realizado no es solo para hacer más eficiente la operación, sino que para ser cuidadosos con los recursos utilizados. “El monitorear las variables correctas nos permite una gestión más sustentable y segura, al poder tomar decisiones con información fidedigna y en tiempo real”.