La creciente participación de las mujeres en la minería promueve la equidad de género en el sector

Las mujeres representan el 10% del total de trabajadores en la minería de Latinoamérica. Si bien, aún es poco, instituciones están trabajando para impulsar su participación.

Su espíritu emprendedor y la dedicación que le asignan a cada tarea que realizan, representan en ellas un protagonismo que cada vez se acentúa con mayor ímpetu en las industrias de todo el mundo. Esta realidad no es ajena al sector minero de Latinoamérica y particularmente del Perú y Argentina.

 

Ellas, las mujeres, están dispuestas a superar las inclemencias climáticas, las altas intensidades de ruido, el manejo de pesadas maquinarias y, en general, el rigor de las jornadas en una mina; ya sea subterránea o a cielo abierto. También, tienen presencia en cargos ejecutivos y puestos administrativos, quienes con su capacidad intelectual y talento brindan un gran aporte y conducen los hilos de las grandes corporaciones extractivas para alcanzar exitosas gestiones.

 

De acuerdo a una investigación elaborada por la empresa Quantopian en Estados Unidos en el 2015, las compañías lideradas por mujeres tendrían más éxito, y es que los resultados afirman que el desempeño de los trabajadores es hasta tres veces mejor si son dirigidos por una mujer.

 

En nuestro país, casi el 8% de empleos formales en minería pertenecen a las féminas, lo cual, si bien es cierto, todavía no es una cifra alta, sigue en constante crecimiento. Dentro de este porcentaje, las funciones de las mujeres están concentradas en lo administrativo casi en un 49%, en operaciones representan un 30%, y en funciones generales participan un 4%.

 

Fuentes confiables indican que en la minera Antapaccay (Cuzco), entre 8% y 10% de los trabajadores son mujeres, mientras que en Las Bambas (Apurímac), la cantidad superaría el 10%.

 

Por ejemplo, en Chile, la participación femenina en el sector alcanzó el 8% a fines del 2017, según un informe de la organización Women in Mining Chile. En la minera Candelaria, ubicada en la región de Atacama, la presencia de mujeres llegó a un 9.6%, lo que significa que está 1.7 puntos por sobre la media de la minería en dicho país.

 

Por su parte, Velardeña, una de las minas más modernas de México, ubicada en el estado de Durango, registra un 20% de mujeres en su personal.

 

Respecto a América Latina, las mujeres representan el 10% del total de empleados en la industria extractiva. Pero, este porcentaje es poco en relación con la participación de mujeres en otras partes del mundo como Malasia (20.6%) y Canadá (19.9%).

 

En vista de este contexto, en el Perú, el Ministerio de Energía y Minas, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía y el Banco Interamericano de Desarrollo se han organizado para llevar a cabo el “Programa para Mujeres Líderes Emergentes del Sector Extractivo”, con la intención de promover la igualdad de género.

 

Es así que, tanto en nuestro país como en otras naciones de la región, ya se vienen realizando proyectos y seminarios para impulsar el desarrollo laboral de las mujeres en la industria minera, dejando atrás la obsoleta idea de que es una actividad adecuada solamente para hombres.

 

Para concluir, cabe mencionar que, cerrar la brecha de género respecto a la ocupación en el sector minero es un factor clave para el crecimiento económico del Perú y América Latina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *