(El Mercurio) Un preocupante déficit es el que se identificó en la cuenca hídrica del salar de Atacama, lugar desde donde se abastecen de agua las faenas de las mineras más grandes del país.

Esto, según el informe encargado por el Comité de Minería no Metálica, entidad que dependía de la Corfo y que pesquisó que de acuerdo con el balance hídrico, consistente en establecer una igualdad entre las entradas y salidas de agua en una zona concreta, el suministro utilizado es mayor al que entra al sector naturalmente.

Según se explica en el modelamiento hidrogeológico realizado por la consultora internacional Amphos 21, la evaporación y evapotranspiración son los principales causantes de estas mayores salidas de agua, en una zona donde operan, entre otras, SQM y Albemarle.

En cuanto al balance hídrico en régimen de explotación entre los años 2000-2015, hay un déficit de entradas respecto de las salidas, que se traduce en una variación de almacenamiento de entre 1.750 y 1.950 litros por segundo.

La situación cambió dramáticamente, ya que, según el reporte, en el balance de la década de los años 80 las entradas y salidas no mostraban mayor variación. Toda esta situación varió con el inicio de la extracción de agua fresca, que en el período analizado considera un promedio de salidas de 1.504 litros por segundo. En el detalle, es Minera Escondida el principal consumidor del acuífero, con un promedio que supera los 1.300 litros por segundo, seguido por SQM (240 l/s), Minera Zaldívar (195 l/s) y Albemarle (17 l/s).

Mineras buscan extender permisos

La situación de déficit hídrico toma mayor importancia en circunstancias que actualmente dos de las cuatro mineras que extraen suministro se encuentran en pleno proceso de renovación de sus permisos.

Minera Escondida, ligada al grupo angloaustraliano BHP, cuenta con autorización hasta el 2019 para extraer agua, fecha en la que va a requerir de la aprobación de una nueva Resolución de Calificación Ambiental (RCA), que ya se encuentra en curso.

En junio de 2017, la minera solicitó la extensión de la operación de extracción de aguas subterráneas por un período de 11 años con un caudal medio anual de bombeo de 640 l/s durante dicho lapso, “lo que equivale a un 46% de la tasa de extracción actualmente aprobada”, aseguraron.

Minera Zaldívar, faena que es parte del brazo minero del grupo Luksic, en mayo pasado ingresó un Estudio de Impacto Ambiental para dar continuidad operacional a la faena, en el que se incluye la extracción de agua a un caudal promedio anual de 212,75 l/s hasta 2029.

A lo anterior se podría sumar un nuevo actor, la empresa NX, ligada al empresario Francisco Javier Errázuriz hijo, que busca levantar una iniciativa de litio en la zona de Peine, por lo que ya solicitó permisos de extracción de agua y salmuera. Si bien la RCA fue rechazada por la autoridad ambiental, la empresa apeló al Comité de Ministros y este se encontraría en disposición de aprobar el permiso, agravando el desequilibrio hídrico en la cuenca.