El lanzamiento del mencionado documento se realizó durante Foro “Desarrollo Social y Ambiental”, donde se hizo la presentación del kit con la participación de Fernando Castillo, director de la Oficina General de Gestión Social del MEM; Gwyneth Kutz, embajadora de Canadá y María José González, consultora para Latinoamérica del Centro de Desarrollo Minero Responsable, de Canadá.

Los participantes coincidieron que uno de los principales aspectos de la actividad minera corresponde al ámbito social y su adecuado relacionamiento entre las empresas y las comunidades que se encuentra en las áreas de influencia de los proyectos mineros.

En ese sentido, la relación entre empresas y comunidades es gravitante para el futuro de la operación minera y se inicia cuando las actividades extractivas se encuentran en la fase de exploración. Esta es una fase estratégica y su puesta en marcha debe ser realizada tomando en cuenta todos los aspectos que puedan contribuir a tener una operación minera legítima y sostenible ante las comunidades.

Considerando estos aspectos el MEM, a través de su Oficina General de Gestión Social, viene promoviendo el relacionamiento temprano como un enfoque estratégico para el adecuado desarrollo de un proyecto minero.

Esta acción ha sido profundizada gracias al apoyo de la Embajada de Canadá y producto de la misma se ha elaborado el “Kit de Herramientas de relacionamiento y comunicación para una exploración minera responsable”, cuyo objetivo es promover buenas prácticas en la estrategia de comunicación de las empresas y relacionamientos constructivos en las etapas más tempranas de las actividades de exploración minera.

“El estudio que se presenta hoy se consolida como una herramienta para promover buenas prácticas en las estrategias de comunicación de las empresas, en las etapas iniciales de exploración minera. Se desarrolló en consulta con actores clave de la industria minera, la sociedad civil y el gobierno”, precisó la embajadora de Canadá, Gwyneth Kutz.

A su turno Fernando Castillo, titular de la OGGS, remarcó que “esta herramienta contribuirá de forma gravitante a la etapa temprana del relacionamiento entre empresas mineras y las comunidades de sus entornos; permitiéndoles afianzar esta relación a través de un diálogo directo, efectivo y claro, buscando también alcanzar la suscripción de acuerdos y compromisos reales, ejecutables y responsables que contribuyan al desarrollo sostenible de estas poblaciones alrededor de las futuras operaciones mineras”.