Glencore reportó un aumento de 23% en sus ganancias del primer semestre de 2018, y un incremento del 12% en su división de comercialización de materias primas, aunque destacó un alza en los costos del cobre y el zinc junto con un mercado volátil.

Las ganancias estructurales de la minera en el primer semestre sumaron US$8.300 millones, un alza de 23% con respecto al mismo período de 2017.

Mientras que las ganancias ajustadas antes de intereses e impuestos provenientes de su división de comercialización alcanzaron los US$1.500 millones, en línea con lo estimado por el mercado.

El presidente ejecutivo de la compañía, Ivan Glasenberg, manifestó que “la fuerza de nuestro modelo de negocio diversificado y la combinación de productos básicos se demuestra una vez más con un aumento del 13% en la utilidad neta y un aumento del 23% en el Ebitda ajustado a US$8,3 mil millones”.

Junto a lo anterior, el ejecutivo expresó que “si bien es probable que las condiciones generales del mercado sigan siendo volátiles, la confianza en nuestras perspectivas comerciales y los actuales niveles de negociación de acciones apuntan a un enfoque a corto plazo en el desapalancamiento y los rendimientos, y las recompras de los accionistas financiados a través de la generación de efectivo. Seguimos enfocados en crear valor para los accionistas, a través de la asignación disciplinada de capital a largo plazo”.