(La Tercera) Pese a los 149,6 millones de kilómetros que nos separan, el Sol es la estrella más cercana a la Tierra, el principal emisor energético del planeta y la fuente que usan como combustible los autos solares.

Y es este tipo de vehículos los que protagonizan la quinta versión de la Carrera Solar Atacama, iniciada el sábado y que se desarrollará hasta el domingo 28 de octubre, una competencia pionera en Latinoamérica (la primera edición se realizó en 2011).

La actual versión tendrá un recorrido total estimado de 2.600 km, entre Santiago y Arica, la segunda competencia más larga en su tipo, solo superada por la versión australiana, que llega a los 3.000 km.

Once equipos participan en la competencia, incluyendo tres extranjeros: los belgas de Punch 2, uno de los favoritos, el boliviano Inti III y la escuadra colombiana SENA.

La carrera contempla las categorías Solar, que tiene las subcategorías Cruiser (para dos ocupantes) y CGE Challenger (monoplaza), y la categoría Híbrida, que se divide en SQM Monoplaza (para un ocupante) y Biplaza (para 2 personas).

La competencia forma parte de la ONG Ruta Solar. Mauricio Zanotti, director y fundador de ésta, señala que la carrera se desarrolla cada dos años, y busca invitar, tanto a universitarios como a profesionales, a desarrollar automóviles solares, cuyo costo puede superar los $100 millones.

El recorrido comenzó el sábado en Santiago, en el Parque Araucano, y prosiguió ayer en La Serena y Copiapó. Hoy continúa en Diego de Almagro desde las 10.00 hasta las 15.00, y sigue mañana en Antofagasta y San Pedro de Atacama. El miércoles está programada una detención en Sierra Gorda, el jueves en Iquique y la jornada final, el viernes, sábado y domingo (26, 27 y 28) en Arica, desde las 09.00 a las 19.00.

[VEA TAMBIÉN: Urbanismo energético: pensar ciudades desde el beneficio de aprovechar el sol]

Superan los 140 km/h

Los autos de la categoría Solar tienen una autonomía superior a los 300 km, pero si hay Sol, pueden andar de manera indefinida. “Alcanzan los 120 km/h, incluso podrían llegar a más de 140 km/h, aunque por bases de la competencia no pueden superar esa velocidad en ruta”, señala Zanotti. Agrega que los vehículos híbridos, pese a tener varias características en común con los solares, se diferencian en que tienen pedales. “Funcionan con tracción humana, puedes combinar pedaleo con motor, para no gastar toda la batería. Son, de alguna forma, triciclos solares que funcionan con electricidad y paneles solares. No superan los 50 km/h”, agrega.

Durante los siete años que se ha realizado la Carrera Solar Atacama, se han desarrollado 61 nuevos vehículos, solares e híbridos, y han participado más de 1.000 estudiantes universitarios, de Latinoamérica y el mundo. Desde la primera edición en 2011, el recorrido ha aumentado 1.540 km.

Leandro Valencia, director general de la Ruta Solar, señala que el objetivo de esta competencia es transformar a Chile en la capital mundial del Sol. “Eso se logra invitando a las personas a ser parte de una actividad como esta, exponiendo la eficiencia que alcanzan estos vehículos al recorrer la mitad del país”.

El formato de la carrera establece que el ganador se define según la cantidad de kilómetros recorridos. “El que recorre más, sin fallar, sin quedarse en panne, sin tener que remolcar, es el que gana. Si dos autos llegan a la meta, el que llegó con menos contratiempos triunfa. Después viene el tiempo como segundo criterio”, aclara Zanotti.

Valencia agrega que la idea es concientizar que se puede crear tecnología de punta y liderar el desarrollo tecnológico con recursos naturales y la energía solar.

Adrian Baiets, capitán del equipo Punch 2, señala que es una carrera más difícil de las que están acostumbrados. “Aquí hay muchas montañas, riesgo de terremoto, el Sol, el viento y la arena del desierto, entre otros. Todos esos aspectos son como una extra dimensión en la carrera”.

Este auto está hecho de materiales modernos y ligeros y pesa solo 135 kg. “También usamos células solares para satélites, con una eficiencia del 34%. Esto hace que nuestro auto sea más aerodinámico”.

Zanotti dice que este tipo de vehículos tienen grandes chances de llegar a la ciudad. “Esperamos que la categoría híbrida vaya madurando, que se transforme en un pequeño prototipo de ciudad, y la carrera solar sirva de laboratorio. Los costos son bajos, un vehículo no supera los $3.5 millones. Esto no es mañana, la energía solar es hoy. Además, son cero emisiones, no contaminan el medioambiente. La carrera de este año, por primera vez, va a ser carbono neutral”.