El Silicon Valley ya no queda lejos para los innovadores argentinos

Una empresa argentina es caso de estudio; otra, se considera la más importante de la región.

El Silicon Valley ya no queda lejos para los innovadores argentinos

Constelación. Emiliano Kargieman decidido a colocar nano satélites.

Larry Page, uno de los fundadores de Google, tiene en su casa una turbina eólica para generar energía eléctrica residencial. Fue fabricada por dos emprendedores argentinos, Ignacio Juarez y Nicolás Canevaro, en Lanús. Bill y Melinda Gates se reunieron durante seis horas con Matías Travizzano, el físico argentino, co-fundador de GranData, la empresa que eligen las telefónicas de EE.UU. para descifrar el comportamiento de sus clientes. Querían saber si podían usar la información que almacenan las torres de telefonía móvil en África para analizar migraciones de personas y predecir posibles epidemias. Stanford University, la universidad de Silicon Valley, enseña desde hace 10 años el caso de Marcos Galperín y Mercado Libre, la principal compañía de e-commerce de Latinoamérica, como ejemplo de visión de largo plazo y calidad empresarial.

Wenceslao Casares, creador de uno de los mayores bancos de bitcoins del mundo, asegura que esta moneda digital revolucionará las finanzas como Internet revolucionó nuestras vidas hace 30 años. Globant, la firma argentina que desarrolla software para Disney, Google y otras compañías globales, es la número 1 entre las 32 empresas latinoamericanas con sede en San Francisco. Y Emiliano Kargieman, el argentino que creó nanosatélites para investigación, quiere rodear el perímetro de la Tierra con unos 300, para contar con información al instante del planeta.

A juzgar por estos casos extraordinarios, la Argentina contaría con talento para participar de la economía de la innovación. Si ellos pudieron, ¿por qué otros no?

En los terrenos de la NASA y en las que fueron barracas militares se encuentra Singularity University. Ignacio Juárez se desplaza, termo y mate en mano, por sus laboratorios. Con las características del estudiante rebelde y pasión por saber, no desentona en ese predio de Mountain View, donde el optimismo tecnológico es la regla. Juárez parece vivir en un remolino de acontecimientos. Con Semtivé desarrolló turbinas eólicas verticales de baja potencia, de menor tamaño que el panel de energía solar y que pueden girar y producir energía con una brisa suave, como la de un ventilador. Los equipos, pensados para el hogar, salen a la venta con colocación incluida en EE.UU. a US$4.500, cuatro veces menos que el panel convencional.

Sus primeros años fueron duros hasta que con una vaquita entre amigos y parientes e inversores de la talla de Marcos Galperin cosecharon US$200.000. Tiene planta en Lanús y Singularity invirtió en la empresa. Es la primera de Argentina y la única en su tipo que fue seleccionada por la universidad. Pascal Finette, vice de Startup Solutions Group y de Entrepreneurship Chair de Singularity, invitó a Juárez a la universidad y, un año más tarde, ya había colocado en la residencia de Larry Page, el creador de Google, su turbina, en lo que ellos definen como el puntapié inicial para un aterrizaje en el colosal mercado estadounidense. Juárez admite que el proceso es duro: “Es cool tener una empresa, ser emprendedor es horrible”, confiesa.

Singularity es para muchos emprendedores argentinos el camino para salir al mundo. Allí se devora afanosamente la literatura alrededor de los avances de la inteligencia artificial y hasta se deduce que en poco tiempo costará diferenciar a la máquina del hombre. Muchos están convencidos de que la tecnología vencerá a la muerte. La universidad, fundada en 2008, es una de las expresiones más recientes del Silicon Valley. Finette define a los emprendedores como personas que intentan hacer lo mejor combinado con el contexto que les toca. “No se mueven por el dinero. Los argentinos hacen mucho con poco”.

La bióloga Ximena Ares, egresada de la UBA, es la responsable de Transferencia de Patentes de Biotecnología de la Universidad de Stanford. A su departamento llegan unos 500 inventos por año y ella maneja 250 en lo que es una combinación de robótica para los dispositivos médicos, big data y biotecnología.

Así, deciden sobre dispositivos especiales para reparar la membrana del tímpano, o cómo pueden ayudar los anteojos de Google a los niños autistas. Pero lo que deslumbra es el estudio del sistema inmunológico. Han descubierto las señales que manda el tumor maligno al sistema de anticuerpos. “El tumor le dice ‘no me ataques, soy igual que vos’. Al descifrar ese código pueden cambiar radicalmente las terapias contra el cáncer y estar muy cerca de la cura”, dice Ares y agrega que el Silicon Valley “es un ambiente que incentiva a apalancar los desarrollos con una visión estratégica”.

Un robot con saco y corbata es la mascota en el piso que la multinacional Accenture posee en San José, considerada la capital del Silicon Valley. Lo dirige el argentino Andrew Fano, que lidera el grupo de investigación en Inteligencia Artificial. Fano está dedicando su vida al procesamiento del lenguaje natural y al aprendizaje automático de las computadoras. Las máquinas adquieren saberes de una amplia gama de industrias. “Pueden reconocer lenguajes, predecir comportamientos, productos que pueden ser populares y hasta best sellers. Pero aún resulta imposible que ordenen algo tan simple como un parking”, desmistifica.

Con un campus del tamaño de un pueblo, la universidad de Stanford es el alma de Palo Alto, cuya calle principal se llama, precisamente, University Avenue. En una oficina pequeña atestada de libros, William Barnett, a cargo de la cátedra de Business, cuenta que Mercado Libre sigue siendo un caso de estudio en la universidad desde hace 10 años.

El profesor celebra la estrategia de crecimiento gradual, sostenido y con visión de largo plazo de Marcos Galperín, egresado de Stanford. La destaca como una plataforma única que democratizó el comercio en América Latina.

Andrew Tsao está convencido de que es la compañía “más impresionante que emergió de América Latina”. Tsao es el managing director del Silicon Valley Bank, nacido en 1983 para ser una plataforma de la inversión de riesgo en distintas compañías. El banco otorgó préstamos a Mercado Libre, Globant, Satellogic, Technisys y Nxtp Labs.

Tsao afirma sobre los emprendedores argentinos: “Tienen más potencial que el resto en América Latina, por esa tormenta perfecta entre buena educación y un ambiente complicado que los empuja a ser creativos y a salir al mundo para progresar” A pocas cuadras, en la University Avenue de Palo Alto, se despliega la sede de Xapo, creada por Wenceslao Casares, famoso en el universo de la tecnología. Un mural con una vieja caja registradora recibe en la entrada. En los escritorios y en las estanterías abundan los sapos de madera, porcelana y de tela. Casares fundó en 1994 el primer proveedor de internet para los bancos que se transformó en 1997 en Patagon. Fue adquirida en US$750 millones por el banco Santander el 9 de marzo de 2000.

Desde hace unos años, Casares se ha volcado a las bitcoins convencido de que se trata de una transformación que supera a internet. Por cierto, Xapo, que cosechó en sus inicios US$40 millones se transformó en el mayor custodio global de bitcoins.

Distintos son los objetivos de Globant. Son las 17 en la zona cool de San Francisco. En Howard Street se mezclan los homeless y jóvenes tecnológicos. Y en el edificio que lleva el número 826 varios aguardan el ascensor que los lleva al tercer piso. Globant, definida por el alcalde de la ciudad como la mayor empresa de tecnología de América latina, inaugura una sede que es en realidad un centro de juego para probar las nuevas tecnologías. Un robot que se desplaza muestra en la pantalla a un operario en algún lugar del planeta. El 95% de los clientes de Globant son internacionales, un porcentaje que alcanzaría 99% tras inaugurar en Bangalore, India, otra filial con 1.200 empleados.

Físico de profesión, Mat Travizano, nacido en 1980, es otro de los argentinos de mente brillante en el Silicon Valley. Ocupa un piso de amplias dimensiones en el distrito del diseño en San Francisco. Y en la que fue una fábrica, funciona GranData, creada en 2012. Se trata de una firma que integra los datos de las personas a partir de información brindada por distintas fuentes, se cruza con otras y se utiliza para anticipar tendencias de mercado y comportamiento de los consumidores.

Emiliano Kargieman participa del board de asesores de GranData, pero él mismo es una leyenda en el Silicon Valley. Se trata del matemático que creó Satellogic con oficinas en San Francisco para el desarrollo del negocio, centro de investigación en Argentina, fabricación del software en Israel y en Córdoba y el armado de los satélites en Uruguay, además de múltiples representaciones comerciales como la de Canadá y Colombia y una red de proveedores en 35 países. Por cierto, Kargieman ha convertido a Satellogic en una de las empresas de mayor impacto: “Estamos haciendo algo tan radical como una constelación de nanosatélites a un costo mil veces menor que el que utilizan hoy agencias espaciales para obtener información de la tierra en tiempo real”.

Todos ellos ya son las nuevas multinacionales argentinas.

La universidad como motor

La autopista 101 South recorre la ciudad de San Francisco, Palo Alto, Menlon Park, Mountain View, Santa Clara y San José, que unidas forman lo que conocemos como el Silicon Valley, el mayor polo de innovación tecnológica y de concentración de capital de riesgo del mundo. Detrás de ese fenómeno se encuentra gente tenaz, muy tenaz, a tal punto que también se lo llama el valle de los tercos. Hay diversos factores que ayudaron a generarlo. El Silicon Valley, que arrancó por la abundancia de silicio, la materia prima conductora de los chips que revolucionaron la industria de la computadora. Ese valle con 300 días de sol al año y una temperatura media de 23 grados, tuvo en la universidad de Stanford un verdadero motor. Uno de sus profesores, Frederick Terman, impulsó a los graduados a quedarse en la zona y a desarrollar sus propias empresas. Terman se encargaría después de buscar capital de riesgo. Y vaya si lo lograron: el 30% del capital de riesgo del mundo se concentra en el Silicon Valley. El ejemplo emblemático es el de William Hewlett y David Packard que en un modesto garaje ubicado en Addison avenue 367, dieron origen en 1939, justo en el inicio de la Segunda Guerra Mundial, a una de las primeras firmas tecnológicas, Hewlett Packard (HP). Pero también existió Fairchild, una fábrica de microconductores que arrancó en 1957 y de la que salieron cientos de nuevas iniciativas. Fue precisamente el gasto militar primero y luego la guerra fría con la entonces Unión Soviética lo que impulsó una gran demanda de adelantos tecnológicos para el aparato militar y originó internet que cambió la historia para siempre. Actualmente el presupuesto de defensa de EE.UU. es del 5% de su enorme PBI y sigue siendo uno de los principales demandantes de tecnología. La universidad de Stanford no estaba sola; también aportaban a ese clima especial los egresados de las universidades de Berkeley, San Francisco y Santa Clara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.