El regulador de EEUU aprueba la alianza de las dos mayores mineras de oro mundiales

La Comisión Federal de Comercio estadounidense, el máximo organismo que regula la competencia y los derechos de los consumidores en los Estados Unidos, ha dado luz verde a la ‘joint venture’ formada por las dos mayores mineras de oro mundiales para la explotación conjunta de sus minas del estado de Nevada (EEUU).

 

La unión de las dos mayores mineras de oro mundiales, la canadiense Barrick Gold y la estadounidense Newmont Mining, ha superado el último obstáculo que le quedaba, después de que la Comisión Federal de Comercio (US Federal Trade Commission), el organismo encargado de velar por la libre competencia y por los derechos de los consumidores, haya dado su beneplácito a la formación de la ‘joint venture’ de ambas compañías en el estado de Nevada (EEUU).

La Comisión cerró el periodo de alegaciones el pasado 19 de abril, dando por autorizada la operación, en virtud de la Ley Hart-Scott-Rodino, que introdujo, en 1976, una serie de enmiendas en la legislación antitrust estadounidense.

La ‘joint venture’ formada por ambas compañías, que aún no tiene nombre, va a suponer la creación del mayor complejo productor de oro del mundo. Barrick ostenta el 61,5% del capital y se encargará de la gestión, mientras que Newmont posee el 38,5% restante (en la imagen, operario de Newmont fundiendo doré en una de las plantas de Nevada).

La producción de ambas compañías en sus minas de Nevada ascendió a más de cuatro millones de onzas (125 Tm) en 2018, cantidad que multiplica por tres la extraída en la siguiente mina.

En total, Barrick produjo 140,8 toneladas de oro el año pasado, mientras que Newmont, que fue segunda en 2017, superó a la compañía canadiense, con una producción de 158,7 toneladas.

Según el CEO de Barrick Gold, Mark Bristow, a lo largo de este trimestre se están llevando a cabo las medidas destinadas a integrar los activos que forman parte de la unión y a establecer el nuevo negocio. “Esta joint venture representa un acuerdo histórico entre nuestras compañías que permitirá desarrollar el enorme potencial geológico de las minas de Nevada y maximizar sus numerosas oportunidades de creación de valor”, aseguró Bristow.

Por su parte, Gary Goldberg, CEO de Newmont, señaló que “al combinar nuestras operaciones y activos en Nevada seremos capaces de ampliar la producción económicamente rentable, reducir los costes y crear nuevas oportunidades en la región para nuestros accionistas”.

La ‘joint venture’ entre Barrick y Newmont fue la propuesta alternativa o ‘plan B’ del CEO de Barrick, después de que su intención de lanzar una OPA hostil para hacerse con la totalidad de Newmont Miningfuera rechazada de plano por los gestores y los accionistas de la compañía estadounidense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.