El reciclaje de catalizadores permite recuperar cada vez más metales del grupo de platino

 

Según el último informe Precious Metals Weekly de la consultora británica Metals Focus, el paladio ha aumentado de precio un tercio en lo que llevamos de año, rebasando la marca histórica de los 1.700 dólares la onza.

El rodio, por su parte, ha subido a más del doble, alcanzando los 5.300 dólares la onza a finales del pasado mes de septiembre, que es su mayor registro desde el año 2008.

Y el platino se ha recuperado parcialmente de su caída a 800 dólares la onza a mediados de año, alcanzando los 998 dólares a principios de septiembre.

Como es lógico, con semejantes niveles de precios, el volumen de reciclaje se ha disparado. Según el informe de Metals Focus, “no es sorprendente comprobar cómo la recuperación de platino y paladio de los catalizadores usados ha alcanzado nuevos máximos este año”.

Según otro informe publicado por la consultora, con la previsión sobre el mercado de los metales del grupo del platino para los próximos cinco años, a cierre de 2019, la cantidad de platino procedente del reciclaje de catalizadores registrará un nuevo récord de 1,5 millones de onzas (46,5 Tm), en comparación con las 900.000 onzas (28 Tm) recuperadas en 2010.

En el caso del paladio, la subida ha sido aún más destacada: en 2019 se alcanzará un nivel récord de 2,6 millones de onzas (80,8 Tm), frente a 1,5 millones (46,5. Tm) a principios de la presente década.

En estas cifras influye el uso histórico que se ha hecho de cada metal en la fabricación de catalizadores por parte de la industria del automóvil. Según explican desde Metals Focus, en los Estados Unidos comenzaron a instalarse catalizadores en los vehículos entre mediados y finales de la década de los 70 del pasado siglo. La edad media de los vehículos achatarrados en EEUU es de 13 años, lo que significa que los que han sido reciclados en 2019 fueron fabricados entre 2003 y 2009.

Al principio, la fabricación de catalizadores se caracterizaba por un intenso uso del platino. Pero a partir de finales de los años 90 se fue incorporando cada vez más paladio. De hecho, Norteamérica domina claramente el reciclaje global de paladio, con un 50% del total, frente a algo más de un 32% de platino.

Por lo que se refiere a Europa, la generalización del uso de los metales del grupo del platino en la fabricación de catalizadores se produjo a partir del año 1992, especialmente en Europa Occidental.

La edad media de los vehículos reciclados en 2019 es de 12, años, lo que significa que fueron fabricados a mediados de la década de 2000, cuando empezó a usarse de forma intensiva el platino en la fabricación de catalizadores para los vehículos diésel ligeros.

Otro de los principales mercados, Japón, acaparará a cierre de 2019 el 7% del reciclaje mundial de platino y el 9% de paladio. Cifras que, según el informe, pueden parecer pequeñas, teniendo en cuenta que a mediados de la década de 2000 la producción de vehículos ligeros y pesados en Japón sobrepasó los 10 millones de unidades. Sin embargo, casi la mitad de éstos fueron exportados, por lo que el parque automovilístico japonés es más reducido.

Un dato interesante es el de China: a pesar de que el país es el mayor fabricante mundial de automóviles, la instalación de catalizadores con metales del grupo del platino se adoptó en fechas muy recientes.

Además, su legislación, más permisiva con las emisiones contaminantes, solo requería hasta hace poco una carga muy pequeña de estos metales, y las ventas de vehículos en el país hace 10-15 años eran muy reducidas. Todo ello explica que la cifra actual de reciclaje por parte de China sea muy reducida, aunque se está incrementando con rapidez.

En cuanto al futuro, los analistas de Metals Focus consideran que el reciclaje de platino y el paladio en el sector del automóvil va a seguir creciendo y alcanzando nuevas cifras máximas en el futuro cercano.

“Sin embargo, debemos advertir que si economías como la estadounidense sufren una importante ralentización, los consumidores tenderán a alargar la vida útil de sus vehículos actuales, retrasando nuevas compras, lo que provocará un crecimiento menor de la cantidad de metales reciclados o, incluso, una descenso interanual. Una situación que será solo temporal, hasta que se recupere el crecimiento económico a largo plazo”, concluye el informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.