El oro puede ayudar en la recuperación de lesiones musculares

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard ha descubierto que añadir partículas de oro a un agente antiinflamatorio permite acelerar la recuperación de las lesiones musculares, lo que ofrece múltiples posibilidades para el tratamiento de deportistas y personas de avanzada edad.

 

La investigación ha sido realizada de forma conjunta por la John A. Paulson School of Engineering and Applied Sciencies y por el Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering, y sus resultados se han publicado en la revista científica estadounidense PNAS.

El objetivo de los trabajos era encontrar una fórmula para potenciar el antiinflamatorio denominado Interleukin 4, un potente medicamento que, sin embargo, se diluye rápidamente en el torrente sanguíneoen vez de permanecer en el músculo lesionado, con lo que apenas consigue reparar el daño y, además, sucesivas inyecciones de este antiinflamatorio pueden provocar desagradables efectos secundarios.

Según la investigación llevada a cabo en la Universidad de Harvard, combinando el Interleukin 4 con partículas de oro se consigue que el medicamento se concentre en el músculo dañado en vez de diluirse en la sangre, lo que aumenta su efectividad y reduce la posibilidad de que se produzcan efectos secundarios, ya que no es necesario aplicarlo repetidas veces.

La unión del oro con el antiinflamatorio permite que la regeneración muscular sea mucho más rápida, ya sea por la acción del metal, o por la reducción de la inflamación muscular.

De momento, solo se han llevado a cabo experimentos de laboratorio con ratones, pero debido al éxito alcanzado se están preparando los primeros ensayos clínicos, que tendrán lugar dentro de unos años.

Los investigadores confían en que este nuevo método sirva también para tratar otras inflamaciones en distintas partes del cuerpo.

El oro ya se ha utilizado en otras investigaciones destinado a a probar su utilidad en diversos tratamientos médicos: en 2016, una investigación llevada a cabo en Tel Aviv (Israel) descubrió que el oro ayudaba a incrementar la potencia de la radiación de tumores, sin aumentar los efectos secundarios para el paciente. De hecho, se espera que para finales de este año comiencen los ensayos clínicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.