El oro, optimista ante el posible nombramiento de Janet Yellen como secretaria del Tesoro

Janet Yellen, la que fuera la primera mujer al frente de la Reserva Federal estadounidense, podría convertirse en la próxima secretaria del Tesoro si se confirma la intención del presidente electo, Joe Biden, de nombrarla para este cargo. Los analistas creen que su nombramiento y la buena sintonía que podría mantener con quien fue su sucesor en la Fed, Jerome Powell, resultarían muy positivos para el mercado del oro.

 

Aunque aún no hay nombramiento oficial, todo apunta a que la que fuera presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, podría ser la próxima secretaria del Tesoro con la administración Biden.

Yellen fue la primera mujer que ocupó el cargo de presidenta del banco central estadounidense, relevando a Ben Bernanke en 2014 y siendo sustituida por Jerome Powell en 2018.

De confirmarse como sucesora de Steven Mnuchin, sobre sus hombros recaería la ardua tarea de ayudar a la recuperación de la economía estadounidense tras la pandemia de Covid-19.

A la luz de este importante papel, la pregunta clave que desde Kitco han planteado a varios analistas es: ¿el nombramiento de Yellen como secretaria del Tesoro y su colaboración con la Fed van a ser beneficiosos para el mercado del oro?

Para George Gero, director gerente de RBC Wealth Management, su posible nombramiento “implica que el Tesoro y la Fed van a ser capaces de trabajar bien juntos. El nombramiento de Yellen va a calmar la inquietud. Sin embargo, conforme la incertidumbre se desvanece, muchos inversores han vuelto a confiar en las acciones, que se están disparando”, lo que ha afectado a la cotización del oro.

Según Gero, el nombramiento de Yellen sería muy bueno para la administración Biden[Jerome] Powell y Yellen trabajaron muy bien juntos en el pasado y parecen compartir la misma filosofía”.

Además, la expresidenta de la Fed confirmó en un reciente discurso su opinión de que la economía estadounidense necesita “extraordinarios estímulos fiscales”, una postura idéntica a la que sostiene el actual presidente de la Fed, Jerome Powell (en la imagen, saludando a Janet Yellen, entonces presidenta de la Reserva Federal).

Desde TD Securities, su responsable de estrategia global, Bart Melek, recuerda que “Yellen fue moderada como gobernadora y presidenta de la Reserva Federal. Tiene una postura muy clara sobre la desigualdad de ingresos. Es defensora del gasto cuando es necesario. Y si ha habido un momento propicio para que el gobierno adopte más estímulos fiscales es éste”.

Por su parte, Carsten Fritsch, de Commerzbank, opina que con ella en el Departamento del Tesoro es más probable que se aprueben nuevas medidas de estímulo“Yellen considera esencial el alivio fiscal. El entorno de tipos de interés muy bajos tampoco parece que vaya a cambiar a largo plazo. Por tanto, después de esta racha bajista, el oro debería volver a subir, aunque todavía puede pasar algo de tiempo antes de que suceda y tenga que remontar desde un nivel más bajo”.

Según Bart Melek, no parece que vaya a haber planes de estímulo adicionales al menos hasta Navidad: “si entramos en 2021 sin que se haya llegado a un acuerdo, la economía podría sufrir un daño significativo y la Fed se verá obligada a adoptar más medidas”.

El problema, según el analista de TD Securities, es que Yellen podría verse con las manos atadas si los republicanos controlan el Senado, lo que implica que los planes de estímulo serían menores de lo esperado.

Melek cree también que los mercados parecen estar descontando la necesidad de nuevos estímulos, ante las esperanzadoras noticias surgidas en las últimas semanas en torno a las vacunas contra el coronavirus: “la idea de que no se van a necesitar tantos estímulos es errónea. Vamos a necesitar los mismos estímulos que antes. Ya sabíamos que se iba a descubrir una vacuna, pero la situación va a continuar así durante al menos los próximos seis meses. No creo que los problemas derivados de una segunda oleada de coronavirus vayan a desaparecer así como así”.

Trayectoria del oro

Las noticias relativas a las vacunas y la subida de las acciones han lastrado al oro durante las dos últimas semanas. Su precio ha bajado por debajo de los 1.800 dólares la onza.

Sin embargo, Melek cree que aún es posible que el oro vuelva a alcanzar los 2.000 dólares la onza en el segundo semestre de 2021 si se cumplen las expectativas de inflación.

Por su parte, George Gero cree que ya se ha liquidado la mayor parte del oro y que los 1.800 dólares la onza van a ser la nueva base desde la que despegue la cotización.

Desde Commerzbnak también creen que el precio se estabilizará en torno a los 1.800 dólares y que las posibilidades de una nueva subida aún están vigentes“a pesar de que hay muchos argumentos en contra del oro en estos momentos, no hay que olvidar que no ha cambiado nada respecto al planteamiento positivo del oro a largo plazo. Los enormes niveles de deuda provocados por la crisis del coronavirus no van a desaparecer de la noche a la mañana. Y tampoco parece probable que los gobiernos y los bancos centrales vayan a retirar su apoyo a la economía de forma prematura”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.