EL ORO EN ALZA

Los mercados financieros internacionales parecen mejorar para el metal dorado y su repunte permitiría a las mineras salir de su postura antigastos. Economistas locales indicaron que la liquidez genera expectativa pero siempre en un marco conservador.

Los primeros seis meses de 2016 brindaron un respiro profundo a la industria minera metalífera abocada al oro, esto se debe a que el precio del metal dorado experimentó su mejor primer semestre en los últimos seis años.

Según analistas internacionales, los próximos informes de ganancias de las mineras podrían mostrar señales de que las empresas se están preparando para flexibilizar su postura colectiva antigastos y comenzar a analizar firmemente la materialización de inversiones ante esta liquidez obtenida “casi inesperadamente” por el alza del valor del mineral en lo que va del año.

Fuentes calificadas de una empresa minera que opera en San Juan (pidieron mantener el anonimato) explicaron que las compañías se han encontrado con un panorama alentador ante un “primer semestre que ha generado mucha mayor liquidez de lo que esperaban con la onza de oro superando los 1.300 dólares y con la intención de seguir subiendo”. Siguiendo la misma línea, Josh Wolfson, analista de minería de Dundee Capital Markets en Toronto explicó recientemente que las mineras estructuraron sus gastos anuales en base a la suposición que el valor del oro oscilaría entre los 1.100 y 1.150 dólares por onza.

“Algunas compañías como Barrick Gold fueron aún más conservadoras y supusieron que el oro estaría a 1.000 dólares a la hora de armar su presupuesto anual y a 1.200 para inversiones de capital importantes, a largo plazo. Pero el mercado dio signos mucho más favorables y hacia fines del semestre la onza de dicho mineral superaba los 1.329,30 dólares, según el COMEX en Nueva York”, profundizó Wolfson.

Por su parte, la economista, exdirectora de la Bolsa de Comercio de San Juan y actual Subsecretaria de la Oficina de Desarrollo Minero Sustentable, Laura Rópolo, explicó que luego del periodo global de crisis financiera la onza de oro quedó en los 1.061 dólares: “Si Barrick hace su planificación anual en mil dólares la onza, está bien. Pero al estar en alza, esto genera una liquidez para las compañías, lo que podría llegar a implicar una posible reprogramación del plan anual en miras al segundo semestre”. Sin embargo, inmediatamente agregó: “No creo que sea probable hacer una correlación directa entre el aumento del valor del oro en relación a los planes anuales de inversión de una minera que se encuentra trabajando. Creo que está bien mantener el perfil conservador ante esta subida del valor del oro, es lo lógico”.

En este contexto macro minero, el analista Wolfson indicó que el futuro del oro continuará brindando liquidez a las empresas ya que sólo en lo que va de 2016 el valor tuvo una suba del 25% debido a la incertidumbre económica que reina a nivel global con la salida del Reino Unido de la Unión Europea y las futuras elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Cabe destacar que el oro vuelve a repuntar luego de los 12 años de boom económico que tuvo hasta 2011, cuando el pico de valor alcanzó los 1.900 dólares por onza. A partir de los coletazos de la crisis económica internacional que comenzó en 2009, el retroceso constante desplomó el valor del mineral hacia 2012.

“Fue por eso que los depósitos minerales comenzaron a dar pérdidas y colapsaron las acciones de algunas mineras. Un indicador de 14 productores globales de oro monitoreados por Bloomberg Intelligence demostró que el valor del mineral cayó durante cinco años consecutivos hasta 2015”, explica en su blog Josh Wolfson.

En líneas generales, se proyecta que el sector del oro muestre un impulso positivo en sus ganancias durante el segundo semestre, para volver a un flujo de caja positivo, según indicó también un informe de investigación hecho en junio por Andrew Kaip, analista de BMO Capital Markets.

Por su parte, las mineras que operan en la provincia de San Juan mantienen la prudencia ante esta sorpresiva liquidez, por sobre todo la compañía Barrick, ya que su presidente, Kelvin Dushnisky, anunció recientemente la intención de poner en funcionamiento nuevamente el proyecto Lama Pascua, con modificaciones y reformulaciones. “No podemos responder consultas financieras sobre cómo operará la compañía en el segundo semestre en virtud del alza del valor del oro, primero debemos pasar la información a nuestros accionistas, ya que cotizamos en la bolsa de New York y eso nos impone ciertas obligaciones”, explicaron fuentes del área de comunicación de Barrick, que en San Juan opera la mina Veladero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.