En un acto previsto para hoy en Casa de Gobierno, el Ejecutivo local firmará un convenio con la Nación para llevar adelante una obra clave para Iglesia: un acueducto para asegurar la provisión de agua potable para los próximos 50 años. El emprendimiento tiene un presupuesto de poco más de 236 millones de pesos y beneficiará a 7 localidades del departamento cordillerano, dotando de agua a una población de 4.500 habitantes.

Además, la obra es central para el desarrollo de la provincia, porque las autoridades no solo tuvieron en cuenta la necesidad actual de los vecinos de la zona sino también el incremento de servicios y el aumento poblacional frente a la futura construcción del Túnel de Agua Negra.

Para la firma del convenio llegarán a San Juan dos autoridades nacionales. Uno de ellos es Pablo Bereciartúa, secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, órgano del cual saldrá el financiamiento total para la obra de Iglesia. El segundo es Luis Germán Jahn, administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA). La visita de éste último también se fundamenta en que se llevará adelante la rúbrica para la ejecución de la tercera etapa del sistema cloacal de Jáchal y la apertura de sobres para la renovación de la red cloacal de Caucete. El primero tiene un presupuesto de 196 millones de pesos y el segundo, de 225 millones. Los fondos de ambas obras serán aportados por partes iguales entre Nación y provincia.

La gestión uñaquista viene poniendo el acento en obras de saneamiento y agua potable, dentro de las cuales, la más destacada es el Acueducto Gran San Juan. De hecho hoy volverá a salir a la calle la licitación de esa megaobra, luego de que a principios de abril la misma se declarara desierta porque las empresas interesadas presentaron inconsistencias en sus ofertas. Desde OSSE indicaron que mantuvieron conversaciones con las firmas para que ese traspié no vuelva a ocurrir, por lo que la única modificación que hubo en el pliego fue el presupuesto que ahora es de casi 1.700 millones de pesos.

Según explicó Sergio Ruiz, titular de OSSE, el acueducto de Iglesia es una deuda pendiente para los vecinos de ese departamento. En la actualidad, las localidades El Tambillo, Bella Vista, Villa Iglesia, Las Flores, Pismanta, Rodeo – Colola e Iglesia tienen sus propias plantas potabilizadoras, las que se encuentran en manos de uniones vecinales y el municipio. Con las crecidas que se generan cada año, esas plantas no dan abasto en su producción y los vecinos ven restringida la provisión de agua potable en sus domicilios.

Por eso, OSSE encaró el proyecto para generar dos perforaciones, de unos 150 metros cada una, en la zona de El Tambillo, en Bella Vista, «donde existe un acuífero con excelente calidad», sostuvo el funcionario. Desde ahí se conectará a un conducto madre de 40 centímetros de diámetro que viajará al costado de la ruta 412, la 149 y la 150, para luego distribuirse en ramales a cada localidad, completando una distancia de 40 kilómetros de longitud.

La estimación de las autoridades provinciales es que la licitación se publique dentro de 10 días y la apertura de sobres para conocer las ofertas de las empresas interesadas se realice un mes después. Así, se calcula que la megaobra comenzará a ser ejecutada en agosto y la misma tendrá un plazo de ejecución de 12 meses. Respecto a la mano de obra, desde OSSE indicaron que no se trata de una obra compleja por lo que el número de operarios rondará las 40 personas.