El Consejo Mundial del oro publica unas recomendaciones éticas y medioambientales

El Consejo Mundial del Oro, organismo que vela por los intereses de la industria de este metal, ha publicado un nuevo código de conducta destinado a las compañías mineras, que contiene una serie de recomendaciones en materia ética y medioambiental.

 

Se trata de una respuesta por parte de la industria al aumento de la presión por parte de los consumidores, las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos, para garantizar que el mercado del oro se mantiene al margen de la criminalidad, de la violación de los derechos humanos y revierta parte de sus beneficios en las comunidades locales.

Los llamados “Principios Responsables de la Minería de Oro” han sido definidos desde el propio Consejo Mundial del Oro como “un marco regulatorio que trata de dejar claro tanto a los consumidores como a los inversores y la cadena de producción del metal qué es lo que se entiende por minería de oro responsable.

Entre estas pautas se incluyen diversas normas relativas a buen gobiernoseguridadderechos laboralesimplicación con las comunidades locales y medidas para mitigar el impacto medioambiental.

El objetivo, según explican desde el Consejo Mundial, es consolidar todas las normas existentes bajo un marco regulatorio único, al que deberán adherirse las compañías mineras y cuyo cumplimiento será verificado por auditores externos.

Los miembros del Consejo Mundial del Oro, entre los que se encuentran las principales mineras de oro mundiales como Newmont GoldcorpBarrick Gold o AngloGold Ashanti, acaparan las dos quintas partes de la producción global de este metal, que se estima en unas 3.300 toneladas anuales, a un precio aproximado de unos 15.000 millones de dólares.

Hasta el momento, alrededor del 95% de las compañías mineras que forman parte del Consejo Mundial del Oro han suscrito este código y se espera que el 5% restante lo haga a corto plazo, como explicó a Reuters Gary Goldberg, CEO de Newmont Goldcorp, la primera minera mundial.

Según Goldberg, las prácticas de la mayoría de las grandes compañías mineras ya se ajustan a estos principios y es de esperar que incluso las que no son miembros del Consejo adopten también este código.

Las compañías que pertenecen al Consejo Mundial son, sobre todo, mineras de oro industriales. Este colectivo no incluye a las mineras a pequeña escala y artesanales, cuya producción ha ascendido en los últimos tiempos hasta el 15% del global.

Estas pequeñas compañías suelen trabajar en condiciones peligrosas y usan productos químicos tóxicos que perjudican el medio ambiente. Además, en algunos casos su producción está controlada por el crimen organizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.