EDUARDO MAÑUCA – UNA NUEVA ETAPA DE LA POLICIA MINERA

CAMBIO EN UN ÁREA CLAVE

Borrón y cuenta nueva para los controles en la minería

El Gobernador reemplazó al encargado de la Policía Minera tras el incidente en la mina Veladero.

Eduardo Machuca – Secretario de Gestión

El gobernador Sergio Uñac decidió hacer cirugía mayor y metió cambios que implican prácticamente barajar y dar de nuevo en los controles de la minería. El pocitano desplazó del equipo a los secretarios Marcelo Ghiglione y Juan José Bustamante, dos funcionarios históricos que venían cumpliendo tareas en el área desde que se pusieron en marcha los tres grandes emprendimientos metalíferos de la provincia. El primero estaba a cargo de la Policía Minera, el órgano que tiene el trabajo primordial de verificar que en los yacimientos se cumplan las normas de seguridad. Los alejamientos se producen a dos semanas del incidente en Veladero, aunque el mandatario no les achacó responsabilidades públicamente pero sí habló de oxigenar el área. De todas formas, en el Ejecutivo por lo bajo señalan que las modificaciones venían siendo analizadas desde hace un tiempo, que veían cierto relajamiento y que el evento en la mina iglesiana fue bisagra para darle al área de control un nuevo perfil.

En lugar de Ghiglione, que era el secretario de Gestión Ambiental y Control Minero, fue designado Eduardo Machuca, quien se había desempeñado como gerente de Relaciones Institucionales de la mina Casposo, en Calingasta. Por el otro lado, Bustamante dejó el cargo de secretario Técnico y su reemplazante es Marcelo Maidana (ver aparte). En conferencia de prensa, el Gobernador destacó la labor de los que dejaron su puesto y resaltó el hecho de “restablecer la confianza de la sociedad hacia el sector minero”. Además, respaldó al ministro Alberto Hensel y le dio su confianza a los recién asumidos.

Si bien los cambios en la cartera minera son en lugares estratégicos (los dos sólo están por debajo del ministro), todas las miradas estaban centradas en la Secretaría de Gestión Ambiental que controla la Policía Minera. De hecho, el interbloque Compromiso con San Juan había pedido la renuncia de Ghiglione en la sesión del jueves, donde se debatió arduamente y se terminaron aprobando pedidos de informes del oficialismo y la oposición hacia el Ejecutivo y la empresa Barrick.

Machuca, el sucesor de Ghiglione, manifestó que Uñac le pidió que ponga “toda la experiencia del sector privado para modernizar la Secretaría. Tengo que ver qué es lo que está y vamos a reorganizar lo que haga falta. Mi idea es modernizar el enfoque del control ambiental”. Por su parte, Maidana remarcó que su desafío es trabajar para que aumente la cantidad de exploraciones mineras.

El detonante fue el incidente del 8 de septiembre en Veladero. Un bloque de hielo se desprendió de una ladera y desacopló un caño que transportaba solución cianurada. El líquido no llegó a salir del valle de lixiviación, pero sí empujó rocas lixiviadas por fuera de las bermas (taludes de contención). La compañía tomó muestras en el cauce de agua más cercano, el río Potrerillos, y no detectó ningún tipo de impacto ni contaminación.

La Policía Minera, que controla todos los emprendimientos mineros, le venía señalando desde el año pasado a Barrick que aumentara la altura de las bermas e inclusive le labró un acta por ese motivo el mismo día del incidente. En el Gobierno reinó el malestar porque el 8 hubo inspectores del organismo en la mina que no fueron notificados del episodio por parte de la empresa, que recién lo comunicó a las autoridades en la noche. Fuentes calificadas indicaron que en el Ejecutivo no estaban del todo conformes con la dirección en la tarea de control de la Policía Minera e inclusive veían con buenos ojos una renovación en el área para darle un plus al trabajo de supervisión en los emprendimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.