Descubren una nueva técnica para reciclar metales preciosos en la basura electrónica

Los aparatos electrónicos descartados suponen una importante fuente para el reciclaje de los metales preciosos. Por este motivo, se están desarrollando numerosas investigaciones para descubrir nuevas técnicas que permitan extraer oro, plata y otros metales valiosos de los dispositivos electrónicos que van quedando obsoletos con mayor rapidez.

 

La última de estas investigaciones se ha llevado a cabo en la Universidad Estatal de Iowa, donde un equipo de ingenieros se ha inspirado en la forma en que la naturaleza crea estructuras puntiagudas en las cuevas para desarrollar una tecnología capaz de recuperar los metales preciosos puros de las aleaciones que se encuentran en los smartphones y otros aparatos electrónicos descartados.

Según explican los autores del experimento en la web de la propia Universidad Estatal de Iowa, por medio del uso de aplicaciones controladas de oxígeno y a temperaturas relativamente bajas, observaron cómo se puede separar los metales que componen una aleación desplazando los componentes más reactivos hacia la superficie, donde se concentran en forma de puntas como estalagmitas, formadas por el óxido de estos metales (imagen de la izquierda).

Reacción de los metales al proceso de oxidación

Como explica Martin Thuo, responsable de la investigación y profesor asociado de ciencia e ingeniería de la materia en la Universidad Estatal de Iowa, ello deja a los componentes menos reactivos en un núcleo líquido, purificado, rodeado por las puntas de óxido de los otros metales, creando una estructura llamada de ‘barco en una botella’ (imagen de la derecha).

Según Thuo, “la estructura formada cuando se derrite el metal es similar a las estalactitas y estalagmitas que se forman en las cuevas. Sin embargo, en vez de usar agua, utilizamos la oxidación para que se formen”.

Ahora, los investigadores quieren controlar con exactitud cómo y dónde se separan los componentes que forman la aleación.

El líder de los investigadores señala que “necesitamos nuevos métodos para recuperar los metales preciosos de la basura electrónica o de los materiales mezclados. Lo que hemos demostrado con esta investigación es que los métodos tradicionales, basados en la electroquímica o realizados a altas temperaturas pueden no ser imprescindibles para purificar los metales, ya que se puede usar la reactividad de los mismos para separarlos”.

La tecnología basada en la oxidación funciona bien a temperaturas de entre 500 y 700 grados Farenheit (260-370º C), que son las que se pueden alcanzar en un horno convencional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.