(El Mercurio de Calama) De una investigación desarrollada por la doctora y profesora asistente de la Universidad de Antofagasta, Cristina Dorador, que logró establecer que en los sitios geotermales del altiplano existen microorganismos capaces de oxidar y reducir el arsénico; surge el proyecto del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB) para escalar ese descubrimiento a nivel industrial y aplicarlo en los procesos de Ecometales –filial de Codelco- que desde 2007 separa el arsénico del cobre.