(Pulso) Neo Lithium Corp. está negociando un acuerdo de US$490 millones para financiar la construcción de una mina en Argentina en momentos en que la compañía con sede en Toronto busca aprovechar un naciente auge del litio en el país sudamericano.

La compañía está en conversaciones con potenciales socios de empresa conjunta de Estados Unidos, Europa y Asia para el proyecto Tres Quebradas en la provincia de Catamarca, señaló el máximo ejecutivo, Waldo Pérez.

El proyecto, que se extiende entre salares y lagos en una superficie de unos 350 kilómetros cuadrados cerca de la frontera con Chile, sería uno de los más promisorios del país por sus altas concentraciones del mineral utilizado en baterías recargables y bajas impurezas.

“Estamos buscando un socio”, sostuvo Pérez en una entrevista en Buenos Aires. “Y esperamos cerrar un acuerdo a fin de año”, añadió.

Pérez dijo que el dinero financiaría el proyecto en su totalidad y que no buscaría un acuerdo de compromiso, como los que han optado rivales argentinos como Minera Exar SA con compradores asiáticos. Neo Lithium tiene un valor de mercado de aproximadamente US$90 millones después de que sus acciones cayeron más de 50% este año.

En los próximos meses debería estar lista una planta de prueba para procesar el litio, y el plan es que opere de forma remota en Chile hasta febrero, cuando sería llevada a Catamarca, señaló Pérez. Se espera que el proyecto produzca 35.000 toneladas métricas de carbonato de litio para el año 2023, y que también produzca hidróxido de litio.

Primero, Neo Lithium, que opera en Argentina como Liex SA, debe subcontratar un estudio de factibilidad. Comenzará el proceso en noviembre, y pretende iniciar la construcción de la planta principal el próximo año.