Cómo son las casas chinas que se levantan en 7 días

https://youtu.be/faKDbiwnWoM

Después de un año de gestión el presidente decidió importarlas. Mirá cómo se construyen y cómo son.

 

Una de las empresas líderes de ese mercado es Sany, especialista en maquinaria para la obra, y que ya está establecida en América Latina con representación en nuestro país donde tiene varios negocios funcionando.

Xu Ming, subgerente general de Sany Heavy Industry y presidente de Sany América Latina, había afirmado un año atrás que su empresa podría ser la solución para el anuncio de Macri, quien prometió la construcción de un millón de nuevas viviendas a lo largo del país.

 

En la Argentina, Sany está participando en un proyecto en la Patagonia, y junto a un socio local, en la licitación de obras de energía renovable que lanzó el Gobierno, además de la venta de equipos y maquinarias para obras de construcción, que es la principal actividad de esta empresa.

Con el sistema de Sany es posible construir casas y edificios de más de 5 o 6 pisos. El Discovery Channel les dedicó un programa entero dónde explican cómo es la «cultura Sany», y en el que se ven imágenes de sus empleados siendo entrenados como soldados de un ejército, algo bastante lejos de la informalidad latina que rige en la construcción local. Así es como logran en 7 días tener terminadas estas viviendas que forma en Brasil.

«Al día siete, usted tiene su casa lista para vivir», afirmó convencido Xu Ming. El costo que tienen en China (aún no confirmado para la Argentina) es de alrededor de 650 dólares por metro cuadrado, y que de mantenerse sería bastante menor al que puede conseguirse en nuestro país, si se lo compara con los US$ 1300 por metro cuadrado de una vivienda industrializada de perfiles de acero galvanizado revestida con placas cementicias de yeso. La empresa afirma que su sistema logra reducir entre un 10 y 15% de cualquier sistema tradicional. Por otra parte, el sistema Sany permite utilizar mano de obra local capacitada, lo que redundaría en mayores puestos de trabajo.

Estas mismas viviendas se están construyendo en Brasil y tienen otro plan en marcha en Venezuela, ambos con dificultades por la compleja situación económica y política que viven estos países, según explican.

Las casas se arman como un tetris de paredes de hormigón que se encastran unas con otras. El techo es de tejas y las terminaciones similares a la de cualquier vivienda convencional.

La inversión inicial de Sany sería de unos US$ 30 millones para producir 5000  viviendas de 60 metros cuadrados por año en la provincia de Buenos Aires y en el futuro se podrían agregar otras tantas, mediante plantas en Córdoba y Rosario, para llegar a un total de 10.000 unidades anuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.