¿Cómo puede la naturaleza apoyar una recuperación económica verde e inclusiva?

En medio de la crisis pandémica, la naturaleza de repente se siente mucho más cerca. Muchos de nosotros generalmente oímos una sinfonía de cantos de pájaros desde nuestras oficinas improvisadas en casa, mientras que los parques locales están demostrando estar en línea con nuestra salud mental y física. A medida que los países planean suspender el confinamiento, los parques y otros espacios verdes pueden estar entre los primeros lugares donde las personas se encuentran, los cuales serán importantes para restablecer la confianza.

Pero no debemos olvidar que los conflictos humanos con la naturaleza contribuyeron a dar inicio a esta crisis. Sabemos que las enfermedades infecciosas, incluido el coronavirus, provienen principalmente de la vida silvestre y están aumentando debido a nuestra relación destructiva con la naturaleza y el cambio climático.

Mientras celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente el 5 de junio, este es un momento único para que reflexionemos sobre el valor de la naturaleza para nuestras economías, la salud y todas las especies de la Tierra. Esta reflexión también es una necesidad: a medida que los países se preparan para la fase de recuperación de la pandemia, las soluciones basadas en la naturaleza pueden crear empleos, generar ingresos, aprovechar la inversión del sector privado y proteger los ecosistemas críticos.

América Latina y el Caribe es una superpotencia de biodiversidad

La región de ALC es una superpotencia de biodiversidad que posee el 40% de la biodiversidad del mundo, más del 30% del agua dulce de la tierra y alrededor del 50% de los bosques tropicales.

Esta capital nos proporciona bienes y servicios vitales, incluido el aire que respiramos y los alimentos que comemos. También genera enormes beneficios para la regulación climática y el soporte vital. El World Wildlife Fund estima que la naturaleza proporciona USD 125 billones al año en apoyo gratuito a la economía mundial a través de, por ejemplo, la polinización de insectos como las abejas, que son fundamentales para la producción mundial de alimentos.

La Plataforma Intergubernamental de Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas mostró que los ecosistemas globales están absorbiendo actualmente el 25% de las emisiones. Las soluciones basadas en la naturaleza podrían proporcionar el 40% de los recortes de emisiones de carbono necesarios para limitar el calentamiento a menos de 2°C al 2030.

Sin embargo, los recursos naturales están bajo amenaza. América Latina sigue perdiendo la mayor cubierta arbórea cada año con la expansión de la frontera agrícola con una cantidad incalculable de especies que se pierden.

A nivel mundial, esta relación destructiva con la naturaleza pone en riesgo nuestra propia salud. Las estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. muestran que las tres cuartas partes de las enfermedades nuevas o emergentes que infectan a los humanos, como el nuevo coronavirus, el ébola, el dengue y el zika, se originan en la vida silvestre. Un estudio reciente sugiere que el próximo brote podría provenir de la deforestación en América Latina.

Al enfrentar la pandemia y plantar la recuperación, no debemos volver al mundo pre-pandémico y su camino de crecimiento insostenible. En cambio, deberíamos ver cómo la región puede utilizar de manera sostenible su riqueza natural para impulsar rápidamente la recuperación y sentar las bases de una economía de cero emisiones netas, resiliente e inclusiva.

¿Cómo pueden las soluciones basadas en la naturaleza impulsar la recuperación?

Aprovechar el poder de las soluciones basadas en la naturaleza para proteger la biodiversidad y enfrentar la crisis climática será fundamental para la recuperación en áreas rurales y ciudades por igual.

Estas soluciones incluyen la restauración y conservación de los arrecifes de coral y los bosques de manglares para mejorar la resistencia contra las inundaciones costeras y la reforestación de las laderas para reducir los deslizamientos de tierra. Llevan múltiples beneficios para aumentar la capacidad de recuperación al garantizar la seguridad del agua y el agua de los alimentos, reducir los riesgos físicos, como las inundaciones y las emisiones de carbono reducidas a través del secuestro de carbono y las emisiones evitadas.

También pueden ser alternativas más baratas a largo plazo y son opciones más sostenibles en comparación con la infraestructura gris como el cemento para la construcción de diques. Según la Universidad de Stanford, si la industria del cemento fuera un país, sería el tercer mayor emisor de dióxido de carbono del mundo con hasta 2.800 millones de toneladas, solo superado por China y Estados Unidos.

La naturaleza puede ayudar a crear empleos, generar ingresos, aprovechar la inversión del sector privado y proteger los servicios críticos del ecosistema. Durante la Gran Depresión de la década de 1930, el Cuerpo de Conservación Civil del New Deal empleó a 3 millones de personas para plantar árboles y construir barreras contra inundaciones. Otra investigación encuentra que las inversiones en capital natural generalmente crean empleos de baja habilidad e implementación rápida: las inversiones basadas en la naturaleza crean casi 40 empleos por cada millón de dólares invertidos más de 10 veces de las inversiones en combustibles fósiles.

Valorar la naturaleza adecuadamente puede desbloquear su potencial

Para liberar el poder de la naturaleza para la recuperación, necesitamos evaluarlo adecuadamente. Actualmente, la preservación de la naturaleza se percibe como un costo a pesar de su asombroso valor. La falta de financiación adecuada también ha sido hasta la fecha una barrera importante para la implementación de estas soluciones.

Una estimación reciente de McKinsey sobre la brecha financiera para la naturaleza muestra que, a nivel mundial, necesitamos entre 300 y 400 mil millones de dólares anuales para preservar y restaurar los ecosistemas, pero los proyectos de conservación reciben solo 52 mil millones de dólares principalmente de fuentes públicas y filantrópicas.

La conversión del valor de los activos naturales en capital financiero puede proporcionar los recursos para ayudarnos a hacer la transición hacia un futuro sostenible y llenar el vacío financiero anual en conservación y restauración. Podemos llenar este vacío de dos maneras.

Primero, necesitamos integrar la biodiversidad y la NBS en todo el gobierno, alineando las políticas en todos los ministerios para mejorar la eficiencia de las finanzas públicas y haciendo un mejor uso de los fondos existentes al respaldar el gasto público en infraestructura o agricultura.

En segundo lugar, también tenemos que aportar nuevas finanzas mediante la acumulación de más inversión privada. El capital filantrópico puede tener un gran impacto al probar nuevos modelos, sembrar fondos, asumir riesgos y acumular capital. El capital privado puede invertir en estos nuevos modelos de negocios y apoyar a las corporaciones que están incorporando la biodiversidad en sus cadenas de suministro y servicios de infraestructura.

Celebremos el Día Mundial del Medio Ambiente valorando verdaderamente la naturaleza

A medida que los países desarrollen planes de recuperación económica, será importante que estos paquetes de estímulo alcancen múltiples objetivos. Los fondos escasos deben usarse para proyectos que tienen los mayores rendimientos, crean empleos y generan ingresos. También deben estar alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los objetivos del Acuerdo de París, las metas nacionales de biodiversidad y los planes de desarrollo e infraestructura.

Ahora es el momento para que los países, los inversores y aquellos que pueden ofrecer apoyo, como los BMD y los académicos, identifiquen estos proyectos que pueden crear “victorias múltiples” y realizar la transición hacia un nuevo modelo de crecimiento. Estos desafíos son exactamente lo que el Laboratorio de Capital Natural del BID está enfrentando al ayudar a los países de ALC a desarrollar proyectos innovadores para combatir la deforestación, invertir en soluciones basadas en la naturaleza, facilitar la transición a una agricultura climáticamente inteligente, así como preservar y restaurar la biodiversidad

Para el Día Mundial del Medio Ambiente 2020, celebramos un seminario web con los principales formuladores de políticas y expertos en capital natural para analizar exactamente cómo la naturaleza puede desempeñar un papel vital para apoyar una recuperación económica verde e inclusiva. No perdamos esta oportunidad.

Aquí encuentras la grabación completa del webinario.

Otras lecturas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.