Pero revelada la meta -que considera bajar en 45% las descargas de CO2 equivalente a 2030- y también las medidas con las que se espera alcanzarla, a nivel privado persiste la interrogante respecto de cuál será el costo de implementar estas iniciativas y los mecanismos con los que se ejecutarán.

[Sigue leyendo este tema en la edición impresa del diario]