Chile se convirtió desde hace un tiempo a esta parte en el destino por excelencia del turismo de compras. Pero, ¿cómo hacer para que te rinda y el ahorro sea cuantioso? Aquí, las claves

 

 

CÁLCULO MATEMÁTICO

 

Analizar el costo y el beneficio del viaje es el primer ejercicio. La información inicial que tenemos es que el ahorro en compras oscila el 40%. La clave está en agrandar mucho más esa brecha para amortizar el costo del pasaje, el alojamiento y los gastos en comida y transporte.

 

¿CUÁNTOS DÍAS?

 

Es un error pensar que un tour de compras se puede resolver en un fin de semana. Hay que calcular el tiempo perdido en el transcurso del viaje: aeropuerto, posibles demoras, el traslado al hotel, la espera en el hotel hasta ingresar a la habitación (el check-in generalmente se hace después de las 13), los traslados dentro de la ciudad entre shopping, los traslados fuera de la ciudad para ir a los outlets, etc.

En este contexto, lo ideal es pensar en no menos de tres/cuatro días enteros en Santiago, para lograr mejores resultados y optimizar mejor el dinero.

 

ANTES DEL VIAJE

 

El primer consejo es cargar en el avión sólo un bolso de mano liviano (hasta 10 kilos está permitido), con ropa para uno o dos días, no más. Esto permite volver con un equipaje de 23 kilos, el peso máximo permitido en bodega.

 

BARRIO Y HOTEL

 

Las dos mejores opciones para alojarse son los barrios de Providencia y Las Condes. Ambos tienen tres puntos importantes a favor: tienen buenos accesos, están cerca de los principales shopping, son seguros y tienen una oferta generosa de alojamientos, con lo cual es posible conseguir buenos precios. Un hotel de 2/3 estrellas, limpio, bien ubicado y con buen desayuno se puede conseguir por $700 por día. La clave es buscar la mejor opción en los distintos buscadores online y comparar precios. Hay que estar atentos a las promociones del día, que muchas veces ofrecen descuentos de hasta el 40% del valor regular.

 

¿GOURMET O AL PASO? 

 

La gastronomía en Chile es tal vez el único punto flaco al momento de ahorrar dinero, pues comer en el país trasandino cuesta lo mismo que hacerlo en cualquier restaurante de Buenos Aires. Sin embargo, como sucede en la City porteña, uno es dueño de su presupuesto y gasta lo que puede y quiere. En síntesis, la diferencia de comer un plato gourmet y una opción fast food es grande. A modo de ejemplo, un almuerzo o cena en una casa de comida rápida promedia los $130 por persona, muy lejos de los $350/$500 que puede costar sentarse en un restaurante de primera línea.

 

OUTLETS VS. SHOPPING 

 

Hay que ir a ambos. Para adquirir indumentaria, equipaje y accesorios no hay como recorrer los outlets. Para el resto, los shopping tienen más variedad. Un dato: tiendas como Falabella y Ripley muchas veces tienen ofertas superadoras a la de los outlets. Lo mismo sucede con PC Factory (tecnología). Lo recomendable es recorrerlas con tiempo y no dudar ante ofertas agresivas, que se anuncian con grandes carteles. Es prácticamente imposible igualar esos precios.

 

Los mejores shopping son Alto Las Condes, Costanera Center y Parque Arauco. En cuanto a los outlets, los más atractivos están ubicados en la localidad de Quilicura, en las afueras de Santiago, cerca del aeropuerto. Es casi imposible ir en transporte público, por lo que se recomienda tomar taxi. El viaje ida y vuelta desde Providencia o Las Condes oscila los 900 pesos argentinos y dura aproximadamente 40 minutos cada tramo. Otra alternativa es alquilar un auto por un día por alrededor de $700.

 

El outlet Buenaventura está organizado por pabellones y se recorre íntegramente en medio día. Tiene algunas marcas ABC1 y también las más populares. El 90 por ciento de los negocios venden indumentaria y/o accesorios. Hay un pequeño patio de comidas, un local de electrónica, dos de venta de equipaje, uno de productos de camping y una juguetería. El recorrido puede continuar (y finalizar) en el Outlet Easton, que está a 2 cuadras de distancia. Ambos abren de 10 a 20.

 

FRANQUICIA

 

La franquicia varía según la vía de ingreso del viajero. El límite de compras es de U$S 150 por persona por vía terrestre y U$S 300 por vía aérea. En tanto, para los menores de 16 años esta se reduce a la mitad. Cabe destacar que matrimonios y padres con hijos menores de 16 años suman franquicias. Por ejemplo, una familia tipo viajando por avión puede traer libre de impuestos hasta 900 dólares.

 

MULTIPLICAR POR DOS

 

Por cada peso argentino las casas de cambio otorgan entre 43 y 49 chilenos. Una manera de transformar la moneda local es multiplicar los precios por 2 y quitarles dos ceros al resultado. Por ejemplo: si algo cuesta $ 10.000 chilenos, su equivalente en moneda argentina es de $ 200.

 

¿CUANDO IR?

 

Si bien en todo el año hay oportunidades un buen momento para viajar es septiembre y diciembre. Los descuentos por las Fiestas Patrias y las fiestas de Fin de año son agresivos.

 

Fuente: ambito.com