La ministra de Energía, Susana Jiménez, afirmó que existen diez empresas nacionales que han solicitado permisos para importar gas natural proveniente de Argentina, en un proceso que se estima irá incrementándose, de acuerdo a las estimaciones de las autoridades de ambos países.

La ministra formuló estos detalles luego de la ceremonia de reinicio de los envíos de gas natural desde Argentina después de 11 años, en una ceremonia que fue encabezada por el Presidente de la República, Sebastián Piñera, en las instalaciones del gasoducto de GasAndes en la comuna de San Bernardo, donde se recibirán 1,3 millones de metros cúbicos del combustible trasandino.

Interés

Según la ministra Jiménez, “hay a lo menos diez empresas que ya han solicitado un intercambio con proveedores argentinos y cinco de ellos ya han sido autorizados, los cuales son cuatro para la empresa Methanex de Magallanes y una para Colbún, destinada para la generación eléctrica, pero hay además otras cinco solicitudes ya en curso y creemos que esto irá aumentando, en la medida que vayamos viendo los beneficios que esto puede generar para el país”.

Esto fue respaldado por el secretario de Energía de Argentina, Javier Iguacel: “las cinco solicitudes en curso van a estar aprobadas en los próximos días y, aparte, en las últimas semanas ingresaron otros siete pedidos más, así que estamos trabajando para poder integrarnos nuevamente con Chile y compartir los beneficios de un gran yacimiento, que es Vaca Muerta, el cual ha permitido que en Argentina haya abundancia de gas y poder compartirlo con Chile”.

El Presidente Sebastián Piñera apretó el botón para liberar la presión del primer flujo de gas que llegó desde Argentina en 11 años.
 El Presidente Sebastián Piñera apretó el botón para liberar la presión del primer flujo de gas que llegó desde Argentina en 11 años.

Beneficios

El Presidente Sebastián Piñera afirmó que uno de los principales beneficios de la importación de gas natural argentino es “poder reemplazar otros combustibles, que son más caros y más contaminantes como el petróleo y también, en alguna medida, el carbón”.

Esperamos que esto también se traduzca en precios a los consumidores e industriales chilenos, de forma tal que beneficie a las empresas y a las familias chilenas”, añadió.

[VEA TAMBIÉN: Tras 11 años, vuelven envíos de gas argentino a la zona central y ponen presión al carbón]

Esto fue refrendado por la ministra Jiménez, por cuanto “en la medida que tengamos precios competitivos habrá precios en condiciones más económicas, tanto de carácter residencial como industrial, y también en la generación eléctrica tiene una incidencia en los costos marginales, a medida que va desplazando”.

La autoridad también destacó que el gas natural argentino permite complementar la generación de las energías renovables variables, “introduciendo mayor flexibilidad en nuestro sistema y también puede ayudar en el proceso de descarbonización, a través de una generación de más bajas emisiones”.

Contrato

Por su parte, Thomas Keller, gerente general de Colbún, destacó el hito, precisando que “uno de los factores que posibilitó la compra de gas proveniente de Argentina se encuentra en que el volumen es interrumpible, lo cual otorga flexibilidad para importar gas cuando las condiciones de mercado en Chile permiten el despacho de la unidades con gas natural”.

El contrato interrumpible entre la Compañía General de Combustibles y Colbún, generador chileno, tiene vigencia entre el 1 de octubre de 2018 hasta el 30 de abril de 2019, y prevé poder exportar a Chile excedentes de gas natural no requeridos por el mercado local durante el verano, dada la alta estacionalidad de la demanda argentina.

La cantidad máxima a exportar, en base a este contrato, es de 1.300.000 m3/d de gas natural a través del Gasoducto Gas Andes. Los volúmenes a exportar provendrán de reservorios de gas convencional producido por CGC en la Cuenca Austral, complementados con gas convencional de terceros producido en cuenca Neuquina y comercializado por CGC.