(El Mercurio) Según el Ministerio de Transportes, cuando se elige un vehículo eléctrico para la locomoción pública se dejan de quemar cerca de 1.300 litros de combustible al mes y se evita la emisión de más de tres toneladas de dióxido de carbono.

Son factores que promueven la electromovilidad. Así, a la flota de 200 buses del Transantiago de dichas características que llegará en los próximos meses y a los taxis que se presentaron la semana pasada, se sumará el primer vehículo que realizará servicios interurbanos.

La empresa Turbus planea que en diciembre llegue el modelo King Long 6130, que cubrirá la ruta Santiago-Rancagua.

Características

“Este será el primer servicio interurbano de Latinoamérica operado por un bus 100% eléctrico”, dice José Antonio Errandonea, director ejecutivo de Grupo de Transporte de Pasajeros, la sociedad controladora de Turbus. Agrega que “no descartamos explorar otras rutas”, mientras, el nuevo servicio debutará en el verano de 2019.

Para la ministra de Transportes, Gloria Hutt, la expansión de la electromovilidad “es una buena opción”. Añade que “las propias empresas están movilizándose para abrir esta oferta, y las operadoras están incorporándola, porque es atractiva”.

En Engie -una de las firmas eléctricas- explican que cuentan con “múltiples proyectos, como el tren ligero al aeropuerto, el cual se encuentra en fase de estudios por parte de Obras Públicas, y la solución de delivery sustentable a través de MuvSmart”, que realiza repartos en bicicletas eléctricas.