Una serie de beneficios en materia de logística está generando la ruta aérea Miami – Antofagasta que Latam Cargo inauguró en mayo pasado, la que -sostienen- ha significado un impulso a la conectividad del extremo norte de Chile.

Gabriel Oliva, director comercial Norteamérica, Europa y Asia de Latam Cargo, comenta a MINERÍA CHILENA que “esta nueva ruta nos permite entregar a nuestros clientes menores tiempos de tránsito. Eliminando el camionaje de carga desde Santiago podemos reducir los tiempos de transporte hasta en 80%, pasando de cinco días a un día. Este beneficio es muy relevante especialmente para cargas urgentes de la industria minera”.

Además, llegando directamente a la Región de Antofagasta se reduce la manipulación de la carga, lo que disminuye el riesgo de posibles daños, afirma el ejecutivo.

Respecto al tipo de carga que se transporta hacia la capital regional, el ejecutivo comenta que se trata principalmente de “repuestos o insumos mineros, y en segundo lugar material tecnológico que va en tránsito a la ciudad de Iquique, en donde esta demanda la genera la Zona Franca que está en esta ciudad, productos que generalmente se exportan a países vecinos como Bolivia, Paraguay y Argentina”.

Acciones implementadas

Con miras a la concreción de la nueva ruta, se debieron llevar a cabo una serie de mejoras en lo referido a las instalaciones del aeropuerto y los procesos vinculados con la recepción de la carga.

Es así como Gabriel Oliva explica que “esta pista recibe en su mayoría vuelos de fuselaje angosto y para prepararla para recibir el avión carguero se consideraron múltiples aspectos: infraestructura, procesos, personal especializado y maquinaria. El Grupo Latam Cargo trabajó de la mano de la aduana regional y el concesionario del aeropuerto para garantizar una operación segura y continua 24/7”.

El ejecutivo detalla que dentro de las mejoras implementadas, se encuentra “la habilitación de dos cargo loader (uno con operación lower deck y otro main deck), el establecimiento de un apoyo remoto del equipo documental desde Fast Air Santiago, para dar continuidad en caso de ser requerido, y la capacitación adecuada del personal respecto de los nuevos procesos y herramientas. Adicionalmente, se han instalado cámaras CCTV monitoreadas 24/7 al interior y exterior de las bodegas de Fast Air, así como también se incorporaron grúas horquilla a la bodega para mejorar el manejo y entrega de la carga”.

Volumen actual y proyecciones

El interés que ha generado esta alternativa de transporte se refleja en que “desde la apertura de la ruta hemos movilizado aproximadamente 140 toneladas. La estimación para 2019 es transportar alrededor de 30 toneladas por semana (1.500 toneladas al año)”, resalta Oliva, quien agrega que “por lo pronto con dos frecuencias satisfacemos las necesidades de nuestros clientes, sin embargo, de ser necesario consideraríamos activar un tercer vuelo semanal”.